Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Secretos del Arreglo, Remigio Cortés: "Cuando un caballo tiene buen trato, dura harto"

Autor: Alejandro Alegría Torres
El legendario arreglador contó su labor actual como independiente, llamó a los jóvenes a no apurar a los mancos y contó detalles de su forma de preparar ejemplares.

El legendario y experimentado arreglador Remigio Cortés conversó con Caballoyrodeo.cl para contar sus "Secretos del Arreglo", manifestando que lo más importante es saber darles un buen trato a los mancos, tener paciencia y no apurarlos para que el trabajo sirva y duren los ejemplares con buen nivel en el tiempo.

- ¿Cómo lo ha tratado la pandemia don Remigio?

"Gracias a Dios he trabajado harto. Llevamos trabajando hace casi un año. Nos venimos aquí a donde el 'Lalo', tengo pesebreras y ocho caballos. No tenemos que salir a ningún lado, nos cuidamos bastante, y cuando vamos afuera salimos preparados. Andamos bien, trabajando, yo trabajo de lunes a viernes porque tengo a mi señora enferma en Talagante y los fines de semana voy para allá. Tengo un niño que queda a cargo de los caballos, que trabaja conmigo. Y gracias a Dios estamos bien"

- ¿Qué caballos está trabajando?

"Yo no tengo criadero, vendí todos los caballos. Tengo mis pesebreras aquí, pero son para trabajar caballos de afuera".

- ¿A quién le está trabajando caballos?

"Le trabajo a un doctor de Santiago, Rodrigo Barrientos; a Gonzalo Barros; a los Tobar; y a la señora del Criadero Santa Ana de Melpilla, Elizabeth Kassis, le trabajo dos también y así estoy".

- Esta época ha sido provechosa para trabajar caballos nuevos.

"Todos esos caballos son nuevos y también llegan algunos amañados, a los cuales estamos tratando de sacarles la pana. Pero son todos caballos nuevos e incluso hemos amansado algunos con el niño que trabaja conmigo".

- ¿Qué proceso realiza para amansar un caballo?

"Ahora amansa un ayudante mío, porque no estoy en edad para amansar y montar un chúcaro. Yo le digo lo que le ponga en la boca, que lo ande, que si está para montar y así los mantiene varios meses. Los amansa y después lo empezamos a trabajar".

- ¿Después usted los toma?

"Después lo tomo yo, me ayuda él, lo llevamos al trote, al tranco y así vamos avanzando".

- ¿Qué es lo importante de esa parte del proceso?

"Ocupó la guatana de suela para que anden. Los hago que caminen, que sean mansos, que troten. Y después les empiezo a enseñar yo. A ensillarlos, a andar al tranco, al trote, al galope y cuando aprenden todo uno los apura porque ya saben lo que tienen que hacer. Pero tienen que aprender hacer todo, con calma, partiendo del tranco, pasando por el trote y al final el galope. Cuando una cosa no se puede hacer al galope, hay que hacerla al trote y sino al tranco, y de ahí para arriba".

- Siempre con paciencia…

"Hay que tener mucha paciencia y muy buen trato con los caballos, esa es la única manera en que aprendan. Los caballos son habilosos, no todos son iguales, son distintos. Pero así a la buena aprenden de a poco y después uno apura, cuando ya saben".

- ¿Qué le parece cómo ha evolucionado el oficio?

"Hay hartos trabajadores de caballos, buenos caballos, gente más joven. Hay que saber cuándo apurar los caballos no más, para que duren, porque si no duran poquito. Hay harta gente de la juventud que se dedica a esto, pero que apuran mucho a los caballos y duran poco así. Lo importante es que tengan su edad antes de correr. Así lo hacíamos en Santa Isabel durante varios años, en donde los sacábamos a correr a los seis años, pero bien. Pero acá es muy diferente la cosa, porque son distintos dueños".

Imagen foto_00000003

- "Pocholo" Morales dijo que era distinto ser arreglar de caballos que trabajar caballos…

"Tiene toda la razón, yo vi la entrevista. Después están quienes trabajan y los jinetes, quienes apuran los caballos. Cuando un caballo tiene buen trato, dura harto. Si no, no dura. Lo que yo sé me lo enseñó mi papá, el me enseñó de una manera y así ha dado resultado en todos los lugares donde he estado yo. Estoy tranquilo con eso".

- ¿Cómo le saca usted las mañas a los caballos?

"Cuando los caballos se ponen mañosos, son porfiados y les cuesta más las cosas, hay que repetirles más veces no más. Empezar en el lado en donde está bien galopeando y terminar por el que están mal, y hacer todos los días por el lado en que están mal. Porque hay algunos que están parejos por los dos lados y a los otros hay que trabajarles los que les falta. Es largo, pero hay que tener paciencia, porque se puede apurar mal".

- ¿Qué cualidades tiene un caballo que usted diga que es bueno?

"Es muy diferente cuando uno trabaja caballos de afuera, porque uno los deja listos para que estén bien y después llegan, les cambian la mano y los ocupan de otra manera. Así los caballos se descomponen. Si pasan de mano en mano, porque cada uno tiene su manera, los caballos se confunden enteros. Por ejemplo, en Santa Isabel, donde teníamos tantos caballos buenos, nunca un caballo se tiró para atrás, porque los jinetes eran buenos y sabían tratar a los caballos nuevos. Pero acá, como son caballos de distintos dueños, llegan los dueños, los topean y los llevan al tiro a la pelea, pero no funciona así la cosa. A los caballos hay que cuidarlos para que duren, porque si los apuran y los confunden, no llegan. Hay que tenerlos a la manera de uno, porque uno hace lo que aprendió y nada más".

- ¿Y qué cualidades buenas debe tener un caballo?

"Tienen que tener buena sangre y deben saber trabajarse, porque los caballos son muy inteligentes y entienden con buenas palabras. Siempre he trabajado con caballos nuevos. He trabajado caballos de las Palmas y otros criaderos, y siempre aprenden con buen trato. Tener paciencia, porque hay gente que los topea y los lleva a correr, y los trata de otra manera. Se pierde todo lo trabajado y el caballo".

Imagen foto_00000001

- ¿Tenía algún secreto en el arreglo para preparar a los mancos antes de la competencia?

"No, ninguno. Yo trabajaba los caballos nuevos en Santa Isabel. Mientras que los que había que competir los corrían Loaiza y Tamayo. Yo trabajaba los nuevos, los corría y a los cuatro, cinco o seis años los tenía listos. En un tiempo tenía siete u ocho caballos, los dejaba preparados y ellos después los corrían. Siempre llegaban al Champion de Chile, porque tenían buenos tratos y eran jinetes muy buenos. Así es distinta la cosa. Ahora los jóvenes los preparan y vamos corriendo, y el trato es malo. Cuando los caballos, además, los corren los dueños, que corren como las pelotas, paga el pato el arreglador. Lo importante es tener paciencia y tener buen trato con los caballos, porque cuando se empiezan a apurar, queda la embarrada".

- ¿Qué le aconsejaría a los arregladores nuevos, a los más jóvenes?

"Les digo que no sean apurones, porque son contados con los dedos de las manos quienes han aprendido a tratar a los caballos. Hay muchos sistemas, hay algunos que apuran y otros no. Yo me las arreglo como puedo, pero todo depende de los tratos, nada más".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital