Entrevista
Ariel Scibilia: Es como tocar el cielo con las manos, cumplí mi sueño

Los jinetes de la Asociación Cuyo comentaron su clasificación a Rancagua en su debut oficial compitiendo en Chile.

  • Compartir contenido:

Scibilia y Salinas junto a la barra cuyana. (Foto: Pablo Pérez Gómez)

La Segunda Serie Libre A del Clasificatorio Zona Norte de Nos quedará marcada porque por primera vez en la historia del Rodeo Chileno, una collera integrada por jinetes argentinos de la Asociación Cuyo, afiliada a Ferochi, logró un cupo para correr en Rancagua en el 69° Campeonato Nacional.

Y quienes hicieron historia en esta oportunidad fueron Ariel Scibilia y Javier Salinas (Asociación Cuyo), quienes consiguieron el logro al ganar en Qué Lolo y Mariachi un doble desempate por el tercer lugar de la serie.

Empataron el segundo puesto a 18 puntos con las colleras del Criadero Agua de los Campos y Maquena, con Gonzalo Abarca y Gonzalo Zunino en Timbero y Dispuesta, y del Criadero Carimallín, con Pedro Espinoza y Arturo Ríos en Escribano y Estocazo.

Tras el primer toro extra, Espinoza y Ríos quedaron segundos al anotar 5 puntos, pero persistió el empate por el tercer lugar entre las otras dos colleras. Y tras correr el toro extra, Scibilia y Salinas conquistaron el cupo con 18+4+6 en Qué Lolo y Mariachi, mientras Abarca y Zunino sólo marcaban uno.   

Emocionado por el momento histórico que estaban protagonizando; Ariel Scibilia  conversó con Caballoyrodeo.cl.

"Para mí, que me gusta el Rodeo y que lo vengo practicando desde hace tiempo, es como tocar el cielo con las manos. Yo ya tengo mi sueño cumplido. Haber llegado a Rancagua es cumplir mi sueño. Creo que ya no puedo pedir nada, más que agradecer a la gente que hizo todo para que nosotros estemos acá. Si no hubiese sido por ellos, nosotros no hubiéramos podido estar acá. No voy a nombrar a nadie, porque si dejo alguien afuera, voy a ser injusto. Ellos saben, todos los que han colaborado para que nosotros estemos acá", expresó.

"Otra cosa que quiero recalcar es que nosotros corrimos de local acá, eso es una gran cosa. Y le digo que corrimos de local porque sentimos un cariño como si estuviéramos en nuestra casa. La gente, los organizadores, los petiseros; todo el mundo nos trató como en nuestra casa. Desde ya yo agradezco todo eso; qué más puedo decir que gracias".

Haciendo memoria, también se refirió al acercamiento que ha tenido con los corraleros chilenos y con el Rodeo nuestro desde hace tiempo, siendo incluso dos veces Campeón de Rodeo Cuyano con Luis Eduardo Cortés.

"Yo creo que el Negro (Cortés) se debe sentir más contento que yo, porque todo lo que sé, me lo enseñó él. Todo lo que yo he recorrido, lo hice con él. Entonces, esta premiación es más de él que mía. Y lo dije, no quería nombrar a nadie, pero si tengo que nombrar a alguien, tengo que nombrarlo a él, a su padre, don Remigio Cortés, a toda la gente del Criadero Santa Isabel que nos ayudó; a un montón de gente que estuvo a nuestra disposición para poder llegar acá y poder estar de la mejor manera posible".

Reiteró los conceptos hacia Luis Eduardo Cortés, apuntando: "El Negro es el que premió ahora, no yo, porque él es mi maestro y él me enseñó" y también habló de los pasos que han debido realizar en el ámbito de la Federación del Rodeo Chileno para poder participar en un Clasificatorio y si ya se consideran maduros para hacerlo.

"Yo no sé si estamos maduros o no, lo que sí sé es que lo hacemos con responsabilidad, con amor por el deporte y con mucho sacrificio. A lo mejor la gente por ahí cree que por ser un país ganadero, tenemos toda la hacienda (ganado) del mundo para correr. No es así; nosotros los novillos que corremos, los traemos de mil kilómetros a correr a Mendoza, porque estamos en una zona que no es de lechería. Entonces, para correr novillos americanos que le llaman ustedes, tenemos que traerlos de mil kilómetros", aseveró.

Hizo hincapié en que el sacrificio es muy grande, añadiendo: "Nosotros ponemos todo el corazón en esto; la maduración la irá diciendo el tiempo, pero sí sé que le ponemos todo el corazón, la responsabilidad y el respeto que tiene este deporte, porque ustedes ya llevan muchos años en esto. Ustedes lo sienten con el corazón; entonces nosotros también  sentimos el respeto que ustedes tienen por el deporte".

"Y una cosa que yo creo es muy importante, es el hecho que se hayan abierto las puertas hacia afuera. Hoy en día un deporte en un país solamente por tradición no es bueno. A mi criterio, lo mejor que puede haber hecho el Rodeo es haber abierto las puertas para que sea una cosa internacional", enfatizó.

Sobre su participación en Rancagua, concluyó: "Vuelvo a repetir lo de antes: tenemos el sueño cumplido; ir a correr una serie allí es ya tener un sueño cumplido. Esperemos hacerlo de la mejor manera posible".

Javier Salinas: Es un premio para todo el Rodeo Cuyano

A su vez, Javier Salinas corroboró lo dicho por su compañero en el sentido de ser "un sueño cumplido", añadiendo: "Es un premio al sacrificio que hacemos todos nosotros en general. Los petiseros, los patrones. Un premio no solamente para nosotros, porque ganamos todos acá, para todo el equipo y toda la gente del Rodeo Cuyano, que debe estar muy contenta en Mendoza".

También sostuvo que este logro es importante para mucha gente nueva, muchos chicos jóvenes que están practicando el rodeo en Mendoza.

"Hay que darle nomás para adelante, aprender. Yo tengo la suerte de aprender con Ariel (Scibilia), con don Lalo (Cortés). Hay que ser abiertos y tratar de aprender lo que se pueda".

Ambos también se refirieron a la barra de compatriotas que los acompañó en esta incursión, expresando Ariel Scibilia: "Sin duda, la barra fue todo, fue el apoyo de una cosa impresionante. Todos los que estaban haciendo barra son los que compiten con nosotros allá en Mendoza. Cuando salimos de la medialuna ya somos todos amigos. Y se demostró ahora, que vinieron a hacernos fuerza a nosotros y nos vinieron a alentar. Estaban tan contentos como nosotros para festejar el triunfo como se merece".

Terminada esta conversación, ambos jinetes se estrecharon en un fuerte abrazo con Luis Eduardo Cortés, quien llegó hasta la zona de Control de Doping para felicitarlos.

  • Compartir contenido:
Multimedia destacado