Santiago, | Hora Local:
CABALLO Y RODEO - Portal Oficial Federaciones del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno

Eduardo Tamayo Ordenes, un Campeón con estilo

En la Monumental de Rancagua también marcó su propio record, al sumar seis títulos nacionales, en una trayectoria triunfal que inició el año 1977 con Samuel Parot.

Comparte este contenido:
Imprimir Guardar PDF Enviar Autor: Miguel Angel Moya fecha: Martes 10 de abril de 2012

Si bien todos se quedaron con la imagen triunfal de Juan Carlos Loaiza consiguiendo su octavo título, rompiendo así el empate que tenía con Ramón Cardemil, su compañero de collera, Eduardo Tamayo Ordenes, también hizo lo suyo y sumó su sexto título nacional, inscribiéndose entre los que han alcanzado más cetros en la historia del Rodeo.

Su primer título de Chile lo consiguió el año 1977, cuando corriendo con Samuel Parot y representando ala Asociación Osorno, conquistóla serie Campeonesal sumar 27 puntos en Guariqueque y Desiderio.

"Desde que salí del colegio me fui a trabajar con él (Samuel Parot, dueño del criadero Piguchén), incluso cuando yo estaba en el colegio me mandaba caballos para que se los trabajara. En ese tiempo en que ganamos el Campeonato, estaban Pedro Vergara (Campeón de Chile en 1976 con Ramón González en Placer y Angamos) y varios más. Siempre había hartos jinetes buscando el título"

Trabajó hasta el año 1980 con Parot y de ahí, el año 1981, se incorporó al criadero Santa Isabel, lo que marcó una nueva etapa en su carrera y también la oportunidad de encontrarse con Juan Carlos Loaiza, dando comienzo a una collera que se consolidaría en el tiempo, cosechando títulos tras títulos.

Y el primero de ellos, con su nuevo compañero, fue en 1994, cuando montando a las yeguas Esbelta y Escandalosa, consiguieron el primer campeonato para el criadero Santa Isabel de Agustín Edwards, al acumular 35 puntos.

"Nunca es fácil ganar; son como 30 viejos que llegan ahí, todos con ganas de ganar. Ningún campeonato puede ser fácil, pero las yeguas anduvieron muy bien. Fueron las primeras yeguas del Estribillo que sacamos. Creo que se trabajaron tres o cuatro años antes de sacarlas a correr; a lo mejor eran como la Alabanza y la Cantora, con las cuales ganamos ahora. Yo elegí a la Escandalosa, bueno, cada uno elige el caballo que va correr, y la prueba de sus cualidades es que salió campeona ese año".

Llega entonces el año 2000, inicio de un trienio exitoso para el criadero, ya que cosecharon los títulos del 2000, 2001 y 2002. En dos de ellos estuvo presente Eduardo Tamayo junto a Juan Carlos Loiza: el 2000 en Escorpión y Talento, ganando con 40 puntos; y el 2002 en Talento y Almendra, venciendo con 36 unidades.

Recordó de aquellos años, que el Talento, que se inscribiría con tres títulos nacionales a su haber, empatando el récord que sólo ostentan otros dos ejemplares: Reservado y Manicero, era un potro de carácter muy difícil.

"El Talento era mañoso con los potros, lo bueno es que el otro, el Escorpión, no le hacía caso. Así que por eso pudieron correr unos años juntos y ganar el campeonato del año 2000. No los juntamos mucho por ese mismo carácter del Talento, sólo para correr. En esos años el Talento tuvo su mejor época, a lo mejor fue porque después del Escorpión lo corrimos con yeguas. Ganó el campeonato del 2002 con la Almendra, con 36 puntos, y después corrió con la Fiestera".

Precisamente acompañada por esta última yegua, que no estaba en los planes iniciales, el Talento consiguió su tercer cetro el año 2007, permitiendo que Juan Carlos Loaiza obtuviera su séptimo título, empatando el registro de Ramón Cardemil, mientras que Eduardo Tamayo sumó su quinto galardón nacional.

Y de aquella ocasión, Lalo Tamayo rememoró: "Ese fue un campeonato fortuito, porque casi no corrimos. Ese año se lesionaron dos compañeros del Talento; lo habíamos completado con el Embustero en dos rodeos, pero en el segundo rodeo el Embustero no anduvo bien porque estaba lesionado de una pata. Así que ahí decidimos separarlos y corrimos al Talento conla Barricada. Peroesa yegua también estuvo lesionada de una pata, estuvo suelta y pensábamos que ya estaba firme, pero no aguantó".

Y del banco de reservas, como si de fútbol se tratara (otro deporte que practica muy bien Lalo Tamayo) saltó la Fiestera.

"Esa yegua sólo se había corrido para foguearla, era una yegua nueva. Decidimos correrla cuando sólo quedaban dos rodeos y se ganó de inmediato uno y creo que salió tercera en otro. Finalmente, se ganó el Campeonato Nacional junto al Talento; se portó bien y la gracia que tenía que dejaba correr tranquilo al potro. El Talento anduvo mucho mejor con las yeguas".

Llegó así el año 2012, donde en la Alabanza y la Cantora, Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo (tras haber sido Terceros Campeones el año anterior), se encaraman una vez más a lo más alto del podio corralero, sumando su octava y sexta coronas, respectivamente, al terminar su faena con 37 puntos.

"Estas son dos yeguas nuevas y es primera vez que llegan a Rancagua, ganando de inmediato el Campeonato. No sé si este es el inicio de un nuevo ciclo exitoso, pero caballos tenemos ya. Hace algunos años no teníamos para competir, pero ahora es distinto. Lo que pasa que de repente se nos murieron algunas yeguas, se lesionaron otras y ahí quedamos sin caballos".

Reconoció también el enorme aporte del potro Talento al criadero, enfatizando: "Son pocos los que consiguen sumar tres títulos nacionales. Creo que son dos o tres caballos que lo han logrado nomás. Así que eso habla muy bien de él".

También aludió a su collera con su hijo Alvaro y el rendimiento que han alcanzado Nudo Ciego y Camorrero.
"Los potros estaban bien, pero no tuvimos la suerte de andar bien enla Final. Pueden dar harto todavía, de hecho andaban bien en la temporada", expresó, señalando que con su hijo Alvaro las cosas como collera están funcionando de la mejor manera. Pero sonriendo, agregó: "Tendrá que entenderme a la hora de correr, no le quedan muchas opciones".

Y respecto a su futuro, contestó con total franqueza y humildad: "Seguir igual nomás, trabajar igual como si no hubiera ganado ningún campeonato. Nosotros empezamos más tarde a correr en el Sur (por ahí por octubre), pero ahora estoy trabajando unos caballos para tres años más".   

LO ULTIMO EN CABALLO Y RODEO