Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Carlos Laing: Mi padre dejó una profunda huella en Bío Bío

Autor: Miguel Angel Moya
Hijo de Patricio Laing Gutiérrez, fallecido ex presidente de la Asociación de Rodeo y dueño del Criadero Agua y Arena, destacó las cualidades de su progenitor.

Carlos Laing Ríos, uno de los cuatro hijos (los otros son Patricia, Mario Felipe y Paula Francisca) del matrimonio conformado por Patricio Laing Gutiérrez y Patricia Ríos Ruiz,  es actual director de la Asociación Valdivia de Rodeo (que encabeza Mauricio Bernier como presidente) y también fue timonel del Club Los Lagos por tres períodos. Con él conversó Caballoyrodeo.cl sobre su padre, Patricio Laing Gutiérrez, ex presidente de la Asociación Bío Bío de Rodeo, corralero y criador, dueño del Criadero Agua y Arena, quien falleció el lunes 3 de mayo, a los 83 años de edad.

"A nosotros nos dejó un gran recuerdo de fortaleza; mi padre era una persona muy fuerte, siempre empujando el carro hacia adelante a través de las dificultades que puede tener la vida. Siempre se le vio contento. Esa es una de las cosas que nos deja tranquilos y que se fue, además, muy tranquilo. Fue por un infarto; él ya tenía problemas de corazón, pero siempre empujando las cosas y trabajando hasta el último minuto", manifestó de entrada.

"Desarrolló un proyecto único en Chile que fue crear un espumante de naranja. En eso estaba trabajando, porque con su actual señora, doña Rita Agüero, formaron una empresa en Quinta de Tilcoco con un huerto de naranjos. Ahí se le ocurrió a mi papá averiguar un poquito más de la naranja e inventar el espumante de naranja. Y es muy bueno. En eso estaba trabajando hasta sus 83 años. Lo entrevistaron en la televisión y todo y ahí estaba con su proyecto, tirando para adelante a la edad que tenía", agregó.   

Respecto a la parte deportiva, dirigencial y criadora de su padre, manifestó: "Justamente, fue uno de los fundadores de la Asociación Bío Bío Concepción. En ese tiempo era una sola Asociación, que yo recuerde. Conversando con él, eso es más o menos lo que proyectó en Los Angeles. Durante su trayectoria fue también presidente del Club de Rodeo Los Angeles y después presidente de la Asociación Bío Bío Concepción, teniendo muchos amigos corraleros. Corría principalmente con Fernando Middleton, el conocido Muñeco Middleton. Lo hizo también con don Rafael Ruiz-Tagle y Martín Villagra fue también su collera, pero principalmente corrió con Fernando Middleton".

"Mi papá hizo una medialuna en el campo, donde estaba el Criadero Agua y Arena; el fundo se llamaba Agua y Arena también. Y ahí se inició el tío Fernando con mi papá, apoyado muy fuerte por el papá de Fernando Middleton, que se llamaba igual. Siempre mi papá se ligó mucho a don Estanislao Anguita, por la sangre del Alcatraz. Eso le gustaba mucho a él y después, falleciendo don Estanislao Anguita, quedó don Guillermo Aguirre, el hermano de Coteco Aguirre. Ahí mi papá se asoció con él, porque trabajaban juntos el campo, y don Guillermo siguió apoyándolo, prestándole potros", añadió.

Imagen foto_00000014

Fiel al Alcatraz

"En su Criadero Agua y Arena, que mi papá formó el año 1965, tenía la línea del Alcatraz, que era todo lo que le gustaba. Entre sus caballos, puedo mencionar a las yeguas Fortuna y la América, con las que le fue muy bien. La América era una yegua del Criadero San Luis, de don Humberto Ríos, que era un tío abuelo mío por parte de mi madre", contó.

"Con Fernando Middleton también corrieron el Diamante con el Caliboro, que eran caballos criados por mi papá, pero donde les fue mejor fue con la Fortuna y la América; también tenía la Enredosa, yeguas de la línea antigua que le gustaban a él. En vida me traspasó el criadero para que yo continuara con él. Hace algunos años lo ingresé en Osorno. Recién lo estoy activando y precisamente estábamos en esas conversas", añadió.

Al preguntarle qué conocimientos le traspasó su padre respecto a la crianza, qué consejos le dejó, sostuvo: "Siempre me decía que las bases de los criaderos eran las madres. Siempre me lo decía y rescatar todas las sangres antiguas; ese era como su entusiasmo, que mantenía siempre. Y le gustaba la sangre Alcatraz porque decía que eran caballos muy longevos, caballos muy fuertes, de buena pisada, buenos huesos; al igual como eran los antiguos novillos; los que se corrían eran de 500 kilos. Y además, por la cercanía que tenía con don Lito Anguita. En ese tiempo yo era chico y lo íbamos a visitar; por eso yo tengo estos recuerdos y con la partida de mi padre me han hecho recordar mucho".

"Porque uno pasa por la vida de repente y deja una pisada nomás, no una huella. Pero mi padre dejó una tremenda huella, porque al estar muy ligado al Rodeo y a los huasos de la zona de Bío Bío, tenía  mucha ligazón con los amigos. Era una persona con un carácter muy especial; nunca enojado, siempre contento. Y en esos rodeos antiguos justamente era la amistad la que primaba. Esa era una de las cosas que le hubiera gustado; que los rodeos siguieran con esa base antigua del cariño, de conversar. Hoy todos sabemos el tema de la competencia, que es más frío. Bueno, todo ha evolucionado y no tendría por qué no ser, pero falta eso: la familia corralera como se le llamaba anteriormente; yo opino así", enfatizó.

Imagen foto_00000012

"Y en esos tiempos de mi padre, grandes criadores de Los Angeles iban aprendiendo; cada uno aprendía del que estaba al lado. Por ejemplo, mencionar a don Hernán Cruz, gran criador. Y ellos conversaban sobre cuál sería la mejor forma de criar; nunca había una distancia entre los criadores, sino que al contrario. Y eran largas y entretenidas conversaciones; eso se echa de menos", recordó.

"Yo lo acompañaba desde chico y tuve la fortuna de ir a competir con una yegua criada por mi padre. Eso fue en el último Campeonato Nacional que se hizo en Talca el año 1974, donde el Movimiento a la Rienda se lo ganó Alfredo Muñoz en el Taponazo. Yo participé en la Enredosa, que era del Criadero, nieta del Salteador e hija del Rufino (Salteador) y que tenía una boca extraordinaria. Una yegüita nueva que se hizo más para la Rienda que para correr la vaca. Y tuve la fortuna de ir a competir. A mí me fue muy bien en Los Angeles y tenía 15 años", indicó.

También nos contó que en esos años tuvo la fortuna de competir en el Zonal Sur de Mulchén, agregando: "Lo hice con gran fortuna ya que le gané a don Aliro Pérez. En ese tiempo era Zona Norte y Zona Sur nomás y el Sur tenía que llevar un competidor al Nacional. Al igual que en los rodeos, si no movían a la Rienda no podían competir los participantes del Champion de cada Asociación. Así que mi papá me llevaba a competir por si ellos premiaban. Si no lo hacía y ellos premiaban, no podían participar en el Champion; esa era la condición. Y es por eso que me dediqué a la Rienda y me fue bien, me gané varios premios porque la yegua era extraordinaria".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital