Síguenos:

Anuario de 1965: En el rodeo del amor triunfa pareja de Yerbas Buenas

Autor:
Revisa este artículo publicado en la Revista de la Asociación de Criadores de Caballares.

Una linda historia que refleja el respeto del huaso por sus tradiciones, fue publicada en el Anuario de 1965 de la Asociación de Criadores de Caballares.

Revisa la transcripción de este artículo titulado "En el rodeo del amor triunfa pareja de Yerbas Buenas":

En este mundo cualquier cosa que a nuestro corazón se pegue, por humilde y sencillísima que sea, basta para cautivarnos y embelesarnos el sentido y darle a nuestras vidas una profunda significación. El hombre debe ser consecuente con ellas y tenerlas presentes en todos los actos de su vida, no importando la ocasión en que debe ser puesta en práctica. Así piensa Massow, huaso verdadero, aunque su apellido no lo sugiera. Para él ser huaso, llevar prendida su alma por el amor al campo, tiene tal significación espiritual que se enorgullece de demostrarlo hasta en los actos más trascendentales de su vida.

El día 23 de mayo de 1964, René Massow contrajo matrimonio con una hermosa morena, de cautivadora simpatía, Yolanda Simi. Hubo conmoción en la Iglesia Parroquial de Yerbas Buenas al verlo avanzar hacia el altar, en correctísima tenida de huaso, mientras ella, lo hacía luciendo un hermoso traje de novia. ¡Un caso ejemplar! El huaso debe ser huaso siempre y estar orgulloso de serlo, no abdicando de ese honor para reemplazar la tenida que lo caracteriza por chaqués o corbatas de plastrón.

Imagen foto_00000002

En los matrimonios de oficiales de las Fuerzas Armadas es tradicional que sus compañeros de armas alcen sus espadas para abrir paso de honor a los recién desposados. René Massow y Yolanda Simi, también tuvieron su escolta, la más simbólica de todas. Sus amigos corraleros, con sus chamantos doñihuanos desplegando al viento palmas y espigas, los acompañaron hasta el pórtico, donde en lugar de un suntuoso automóvil, esperaba a la pareja el mejor amigo del huaso, el noble caballo chileno. Allí estaba, dócil y altivo, "Fogoso", para llevarlos a la tierra, a esa tierra de Yerbas Buenas, que el poeta Max Jara, cantó en sus versos:

Yerbas Buenas de Linares;

Casas grises, pardas vegas;

esteros bordan trigales;

alamedas y alamedas,

y palomas y campanas…

Yerbas Buenas de Linares,

quien te gozó la doncella

la más hermosa te sabe

del mar a la cordillera.

Imagen foto_00000001

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital