Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

"Secretos del Arreglo", enseñanzas para el trabajo de los caballos: Partimos con Leopoldo Díaz

Autor: Alejandro Alegría Torres
El destacado preparador del Criadero El Peñasco de Santa Sylvia comentó su forma de trabajar un ejemplar para la alta competencia.

Un rol clave para el trabajo y desarrollo del caballo en el rodeo, es el del arreglador. Personas que se dedican a preparar a los ejemplares desde la amansa hasta la alta competencia. En esta sección “Secretos del Arreglo” quisimos conocer la experiencia de distintos maestros de este oficio y comenzamos por Leopoldo Díaz, el arreglador del Criadero El Peñasco de Santa Sylvia, actual Campeón de Chile.

- ¿Qué trabajo está realizando en la actualidad?

"Ahora estamos trabajando y reforzando la parte de los caballos nuevos, entre los que tenemos algunos corriendo, y a los que han salido en amansa, estamos comenzándolos en el trabajo y adiestramiento. Así que está entretenido. Aquí hay harto espacio, estamos en Cerro Colorado, Los Angeles, así que hay harto lugar para salir a caminar, lo que es muy beneficioso para los caballos nuevos. Así que en eso estamos, reforzando esos trabajos. Empezando caballos nuevos, afirmando a unos que están prontos para salir a correr cuando parta la temporada nuevamente".

- ¿Cuál es su secreto para trabajar caballos nuevos?

"Más que el secreto, cada uno tiene su fórmula o su manera de trabajar. Lo primero es ir con calma, sin apuro, sin acelerar las cosas. En el fondo es ir mostrándole al caballo lo que debe hacer, porque hoy en día ha habido una evolución tremenda en los caballos nuevos y es más fácil comenzarlos. Traen todo de manera innata, todos son rápidos, inteligentes y en el fondo hay que tratarlos bien, cuidarlos hartos, darle cariño e ir mostrando los ejercicios de a poco. No hay que forzarlos. Cada ejercicio que uno quiere que vaya haciendo hay que irlo mostrando, como un juego, partir de a poco. De a poco que vayan caminando, trotando, empezar a sacar la mano, a pasar las patas. El secreto es eso, tener calma y tranquilidad con los caballos, así ellos van a ir haciendo lo que uno necesita".

- ¿Para empezar un caballo recién, para empezar a amansarlo, es lo mismo?

"Para la amansa normalmente se está utilizando mucho el sistema de la amansa racional, que es lo que estaba explicando, hacerlo con calma, empezar a acercarse al caballo y ganarse la confianza del caballo.  Empezar a moverlo en un corral circular, corral de amansa que le llaman. La idea en el fondo es establecer una conexión entre el caballo y la persona que lo va a domar.

El caballo es un animal de grupo, de piño, siempre busca a quién seguir, porque por naturaleza el caballo es un animal de mucha desconfianza. Entonces lo primero que debe hacer uno es ganarse la confianza del caballo".

- ¿En qué momento uno se puede dar cuenta que un caballo no tiene las condiciones necesarias para la alta competencia?

"Hay algunos indicios que uno va viendo desde el momento de la doma. El carácter del caballo y su personalidad, se nota al tiro, desde el momento en que uno quiere establecer un contacto y acercarse a él. Cuando uno lo va a ensillar, también hay algunos indicios, pero no es nada definitivo.

Imagen foto_00000001

Por la experiencia que tengo, uno se da cuenta cuando empieza a topear los caballos y trabajarlos, porque hay algunos muy aventajados y otros a los que les cuesta más aprender. Es como los futbolistas, de 100 salen dos para la alta competencia, los demás juegan a la pelota y lo hacen bien no más. Si un caballo, por ejemplo, no tiene velocidad y explosión para la salida, difícilmente puede ser un caballo de la alta competencia. La parte física y estructural de un caballo también es importante. Un caballo reforzado, de buenos huesos, de buenos encuentros como decían los viejos antiguos y de una alzada promedio. No influye tanto la estatura del caballo, porque hay caballos bien pequeñitos que han sido extraordinarios y otros tremendos que no han sido tan buenos. Pero uno se da cuenta cuando empieza a correrlos en la casa. Creo que entre cuando uno lo empezó a trabajar y le echa un par de toros, se da cuenta que caballo puede servir para la alta competencia y cual no.

Pero también suele suceder que hay caballos que salen a toda llave, con muchas condiciones de sobre y que no terminan siendo de alta competencia".

- ¿Qué recomienda usted para que no se funda un caballo, se reviente o afloje?

"Creo que hay tres cosas fundamentales y básicas en la preparación de los caballos para poder llegar con ellos a buen puerto, es decir, tener un caballo bueno y útil de alta competencia. Lo primero es que el caballo, desde la amansa, tiene que hacer un fondo físico e ir conociendo un estado físico a través del tiempo del adiestramiento. Eso implica darle descansos intermedios. Uno tiene que tener el pálpito y el ojo para darse cuenta cuando el caballo necesita un descanso.

El caballo empieza su trabajo a los tres años promedio, cuando empieza la amansa más o menos, unos parten antes y otros después, y de ahí uno debe ir in crescendo la exigencia día a día, mes a mes, año a año. La idea es que va escalando el nivel de la exigencia física del caballo. Esta preparación es un trabajo de largo aliento, entonces se debe hacer una preparación larga, continua, pero pausada y sin apuro. Calmadamente ir haciendo el trabajo, de manera que cuando llegue el momento de ir a competir, el caballo sea un atleta de alta competencia, de buen rendimiento, saludable, con buen desarrollo muscular y buen físico. Esa es la primera parte, la fundamental. Si no tengo un caballo preparado con un buen físico, voy a correr tres toros y hasta ahí no más llegó, porque se cansó. Es porque la preparación del caballo comienza mucho antes de cuando uno va a competir.

Imagen foto_00000002

La segunda parte es la del adiestramiento y el trabajo que va inserto dentro de la primera parte, la del estado físico. Cuando les voy formando un estado físico, a la vez le voy desarrollando y afinando la parte técnica del caballo. La explosión, la salida. Es muy difícil regular el temperamento de un caballo, la potencia. Porque un caballo le corre de 0 a 120 y normalmente siempre quiere salir a 120 por hora. Entonces yo tengo que aprender y descubrir de qué manera voy bajándole la velocidad del caballo. Porque yo necesito que un caballo sale del apiñadero a 80 por hora, pero ya entrando a la zona de postura baja a 20, no se tiene que desesperar, tiene que entrar tranquilo y tiene que correr de forma armónica, o sea, parejo. Independiente de la velocidad, de subir o bajar, el caballo debe correr de forma pareja. Dominar el carácter del caballo y canalizar de la mejor manera el temperamento y el genio del caballo. Hay caballos que tienen buen o mal genio, pero en el fondo, la idea es que yo domine el caballo y que haga las cosas que yo quiero, pero de buena voluntad, no someterlo. Tener un caballo educado, que aprendió a hacer todos los ejercicios que necesita para competir, voy a tener un buen caballo.

Y lo otro es el estado de salud. O sea, una buena alimentación y un buen complemento de vitaminas, minerales y todo lo que el caballo necesite. Con esos tres factores yo voy a tener un caballo de alta competencia. Se sabe que es difícil llegar a Rancagua, que es la cúspide del trabajo de un caballo, con un caballo sano, bien físicamente y perfecto en el aspecto técnico, para poder correr e ir a atajar. Creo que esos son los tres factores fundamentales para lograr y mantener un caballo de alta competencia".

- Para el momento de ir a la pelea en la alta competencia, en esos últimos días antes de ir a un Clasificatorio o Campeonato Nacional, ¿hay alguna receta?

"Lo básico es lo que dije anteriormente, si llego con los caballos bien preparados para el momento de arreglar los aperos para ir a los Clasificatorios o el Nacional, debo tener el caballo tranquilo y cómodo, porque ya entiende las  cosas bien. Lo que suele suceder y que no se debe hacer, es llegar con los caballos agotados. Cuando termina la preparación antes de ir a la alta competencia, es ir subiendo la exigencia de poco a poco. Entonces cuando voy a la alta competencia debo llevar el caballo bien preparado, pero descansado y sanito. No resabiado y no cansado. Y en lo posible, no cansarlos. Si lo corro en la casa, atajar lo justo y necesario. Si el caballo está cómodo y ataja una vez, no necesito hacer las tres atajadas, porque como es un deporte de impacto, se quiere o no siempre existe algún tipo de daño. Si llevo un caballo atajando mucho a la alta competencia, en algún momento me pasará la factura.

Entonces lo que yo hago es, primero que todo, trabajar la velocidad. Tener un caballo con velocidad, que el caballo le caiga cómodo al toro. Lo otro, es prepararlo con un toro con peso. Porque si un caballo es preparado con un toro pesado o uno rápido, después en la alta competencia no le tendrá miedo a un toro lobo. El caballo debe trabajar con un toro firme, de peso, que el caballo aprenda a arrastrar y ese trabajo debe ser calmadamente, en ningún momento el caballo debe sentirse urgido o que se desespere. Que lo vaya haciendo normal. Entonces si ese ejercicio lo repito y lo estoy haciendo durante el trabajo, va a resultar muy bien. Si voy a un Clasificatorio a correr toros de 380 o 400 kilos, al caballo en la casa debo pasarlo con un par de toros con esa cantidad de kilos, para que no haya diferencia cuando vaya a correr allá.

Imagen foto_00000016

Y lo más importante es la velocidad. Tenemos que tener un caballo bien explosivo, bien salido y obviamente, está demás decirlo, con un bocado que le sea cómodo y que yo pueda dominarlo fácilmente. No someterlo, llevarlo como yo quiero, sin forzarlo. Con buena boca y que sepa hacer fuerza, arrastrar al toro lentamente y no llevarlo al choro. Porque ahí es donde duran poco los caballos. Al ir solamente al choque, está más que probado, que los caballos no duran. Entonces cuando un caballo aprende a arrastrar el toro, llevárselo y a ponerlo en los sacos con técnica, es un caballo que durará mucho tiempo".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital