Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Hablamos con Mariano Torres sobre la pandemia, las pasadas glorias y su crianza

Autor: Miguel Angel Moya

Fotos Anuario 2004.

El ex Campeón de Chile en 2004 conversó con CaballoyRodeo.cl

Asentado en la sureña Comuna de San Javier (Provincia de Linares, Región del Maule), el ex Campeón de Chile de Rodeo (año 2004), Mariano Torres Hernández se protege de los riesgos provocados por el Covid-19. Esta situación de pandemia ha acelerado sus intenciones de retirarse del deporte, pero aún mantiene la esperanza de juntar un caballo suyo con otro ejemplar de buen cometido corralero, encontrar un compañero y prolongar un tiempo más su participación en los rodeos.

Así lo comentó en diálogo con Caballoyrodeo.cl, hablando también de crianza en su Criadero La Torre. 

"La verdad que estoy un poco retirado del tema del Rodeo y los caballos y más aún con el asunto de la pandemia. Ya el año pasado, el antepasado dejé de participar, porque encuentro que es suficiente. Pensaba que esta temporada que pasó algo podría hacer, pero con todos los problemas que se vinieron, no hay nada que hacer. Así que estoy tranquilo, dedicado a otras cosas, viendo qué viene a futuro. A lo mejor hacer algo de repente con algún caballo propio o con alguna persona con la que uno pueda salir a correr en una forma más competitiva. Pero nada especial y como quien dice, de a poco retirándose del tema, dejando paso a la juventud", contó.

"Yo estoy viviendo en San Javier; la pandemia no ha sido tan violenta, pero igual hay que cuidarse. Estoy en la zona entre Talca y Linares, nos manejamos al medio. Hemos estado con no tantos casos de contagio de Covid-19, pero hay que cuidarse. Yo me muevo al campo solamente, por esos lados y bien reducidos los movimientos en realidad. Así que esperando", manifestó.

Refiriéndose a los caballos y que ha hecho al respecto en todos estos meses, señaló:"Yo he trabajado muy poco con caballos; más que todo he sido jinete, saliendo a los rodeos, preparando antes de los rodeos una andadita a caballo, unas topeadas. Pero generalmente y como corrí tantos años con don Gabriel (Orphanopoulos), él preparaba los caballos y yo solamente lo iba a acompañar. Era muy poco lo que andaba a caballo. No me he dedicado nunca a arreglar caballos, sí a galopar, a topear, a pasarlos. Pero nunca me ha entusiasmado la idea de arreglar caballos. Sí he criado, mi Criadero se llama La Torre y tengo muchos caballos criados y los voy vendiendo a gente conocida. Generalmente estoy criando y vendiendo caballos sin siquiera amansarlos. Los vendo chúcaros, de dos, tres, cuatro años; eso es lo que hago".

Al preguntarle si lo que ha dicho anteriormente se puede tomar como un retiro definitivo o todavía queda fuego corralero en sus venas, respondió: "Mire, creo que voy a correr, pero poco en realidad. Si corro, creo que va a ser muy poco, una cosa muy especial. Todavía no estoy diciendo nunca más. Es que yo tengo un caballo mío que me salió, yo lo considero bueno. Y si encuentro otra persona que tenga un caballo bueno y que ande ojalá ande mejor que yo a estas alturas, ahí sería interesante. Pero la verdad que por salir a correr o por entusiasmo, prefiero ir a mirar a los corredores. Me encanta ir a mirar a la gente".

También nos dio más detalles de ese ejemplar que considera prometedor.

"Se llama Don Goyo y es un caballo criado por mí. Es hijo de un potro, el Reflejo, que yo estuve reproduciendo hace poco y que es hijo del Gangocho de Don Chanca Urrutia, de la línea del Barranco. Es de muy buena sangre, de muy buenas condiciones, como antiguo. De la clase de los caballos de Don Chanca, con otras mezclas que tengo yo, que también vienen del Verdejo, del Cachupín, del Aceitaíto, nieto de la Aceitaíta. Por ahí hice una mezcla y me han dado muy buenos resultados los caballos, porque los he vendido, los han trabajado y han salido buenos, facilitos. Y éste que tengo yo es muy bueno. Lo he corrido poquito, pero ha andado muy bien. Eso es lo que podría hacer con lo propio".

Imagen foto_00000002

Recordando un momento muy especial

Aprovechamos también de preguntarle de aquella vez en que se coronó Campeón de Chile el año 2004 junto a Gabriel Orphanopoulos en Ahí No Más y Guapetón, con 34 unidades.

"Son cosas que se dan en un momento preciso, en que todo tiene que estar como reloj. Los caballos, los jinetes, el novillo, el jurado. Tiene que darse todo, también el público. Cualquier detalle cuenta; es cosa de una atajada menos, una atajada más, de apreciaciones que no son claras y se acabó, uno se queda afuera al tiro. La verdad que es como un reloj ganarse un Campeonato Nacional. Es un momento emocionante, tremendo. Por eso es que uno gana y se sorprende, porque no está escrito. Nadie va seguro a ganar. Eso se decide allá en la Medialuna, pero bien. Estoy contentísimo de ese título que conseguimos nosotros".

Finalmente, al consultarle si vienen más integrantes de la Familia Torres dispuestos tomar la posta, comentó: "Los niños a estas alturas no son tan metidos en el tema. Mis nietos son motoqueros, ciclistas. Igual les gustan un poco los caballos, pero yo prefiero que se dediquen a otra cosa.  Claro que mi hijo Juan Pablo también corre; es bueno para correr, pero sale una vez a las quinientas a correr. Es bueno para correr, pero sale una, dos veces en el año. Todavía no le pica fuerte el "bicho" del Rodeo".

 

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital