Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Fernando Miranda vuelca en el Criadero Distante su admiración por el caballo chileno

Autor: Héctor Uribe Delgado
Este criador representó a la Asociación Coquimbo en el Anuario de los Criadores de 2018.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2018.

Enclavado en la zona de Alcohuaz, uno de los sectores más alejados y bellos del Valle del Elqui está el Fundo Distante. Ahí vive don Fernando Miranda, quien, con 82 años sigue trabajando por mantener viva su pasión por el caballo chileno a través del Criadero Distante, un plantel de no muchos ejemplares, pero sí de mucho cariño en el día a día, y por sobre todo, desafiando las complicaciones que la geografía ofrece.

"Mi criadero está ubicado en el Fundo Distante, que  pertenecía a mi padre, y  yo siendo joven aún me las ingenié y construí una medialuna donde formé un Club de Huasos por el año 70. Yo antes de eso, había estado trabajando afuera, pero como me gustaban los caballos de niño, decidí volver y en un comienzo tuve caballos brutos, y en ésos iba al rodeo de Montegrande y participaba, pero poco a poco comencé a comprar potros, a comprar yeguas y así tener caballos criados y hechos por mí", cuenta entusiasmado Miranda.

Y don Fernando sigue participando, tanto de los rodeos como de las actividades que tiene la Asociación Coquimbo de Criadores. "Esto fue hace  unos 35 ó 40  años y siempre he seguido participando. En los rodeos nunca he llegado muy arriba, pero he tenido algo de suerte, y además, la gente me  ha  premiado por acá por la zona. Después del rodeo me empezó a gustar el tema de la crianza, así es que compré unas yeguas y paré un poco de correr, pero como este bichito pica, mi cuñado me  dijo que saliera a correr, y pude  salir a correr nuevamente", cuenta recordando sus buenos momentos en las medialunas.

Dice que las cosas no le fueron fáciles para criar, pero que logró hacerse de  yeguas bien "encachadas".

"En ese tiempo me costó hacer cruzas, porque a los criadores no les gustaba que uno le llevará yeguas que parecían no estar inscritas, pero logré sacar  algunas crías, nunca saqué muchas, pero pude armar unas colleras con esas crías, y así salir a correr en la zona del Valle del Elqui", recuerda Miranda quien cuenta cómo eran sus mancos.

"Eran caballos bajos y gruesos, como me gustaban a mí. De hecho compré un potro que se llamaba Toconao, que era más bien chico, y de ese potro tuve varias crías. Algunas las vendí y con otras me quedé, pero la verdad es que tuve que parar un poco, porque se hace muy difícil la crianza en esta zona, sale caro el tema de la alimentación, así es que me quedé con pocos  caballos, seis o siete", añade.

El orgullo de don Fernando es haber corrido con sus tres hijos en caballos hechos por él: "Yo alcancé a correr con todos mis hijos, tengo tres hijos  hombres y con todos ellos pude salir a correr, pero cuando fueron madurando, se fueron y me fui quedando sin compañero. Todo eso me pone  orgulloso, y gracias a todo lo que he hecho, a mí me han hecho algunos  reconocimientos por acá por llevar la crianza a la zona, así es que me quedó feliz por lo realizado  con  mis  caballos", concluye  emocionado  don Fernando.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos