Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Criadero Mañigual, una tradición familiar vigente

Autor:

Por Julio Fernández Concha

Los inicios en la crianza del caballo chileno siempre son con muchas ilusiones, pero con una incógnita muy grande, y es si perdurará en el tiempo con las nuevas generaciones de quien inició este lindo sueño.

En Ñuble está el Criadero Mañigual, ubicado en el camino Frutillares, camino a Coihueco, cuyo propietario Roberto Villablanca Ortiz, ha seguido la huella dejada por su abuelo y continuada por su padre, y hoy lo hace de la mejor manera, con perseverancia, responsabilidad y con mucha felicidad por lo que hace, teniendo ejemplares con muy buena línea de sangre, como ha sido la tradición.

Hoy con mucha responsabilidad pasa el día a día cuidándose de la pandemia y trabajando caballos nuevos: "Hemos estado en la casa y también trabajando caballos nuevos en la medida que se puede, pero consciente del cuidado que hay que tener".

Con mucha nostalgia, nos cuenta los inicios del criadero: "Este criadero tiene una historia muy linda, es muy antiguo, lo empezó mi abuelo Omar Villablanca Soto, eso fue allá por 1938, al respecto le cuento una anécdota, hubo una persona que quiso ponerle mismo nombre a su criadero, pero el registro indicó que el nuestro era más antiguo, mi abuelo lo inició con dos yeguas criadas, la Alborada y Guinda, había un potro de línea Angamos, ese reproductor mi abuelo se lo vendió a Roberto Robert en esos años se llevaban registro pero corrían más amateur, después mi papá incorporó otro par de yeguas, pero se discontinuo,  ahí me picó el bichito a mí y yo seguí con la crianza, entonces mi papá le compró una yegua a Pablo González, la Chispa (Tutito en una madre Rigor) y otra yegua que se le compró a don Kiko Vielma, la Sonrisa, posterior a ello le compramos a don Manuel Medina (Q.E.P.D.), el potro Cariñoso (Vuela Poco-Alcatraz y la yegua Regalona(Colibrí), posterior a eso se le compro una yegua a don Oco Guzmán, era hija del Guaracazo,  y así fuimos avanzando en la formación del Criadero, también se le compró una hija del Vanidoso, de Manuel Jiménez, posterior e eso compré una yegua hija del Sedal, la Cenicienta".

Respecto al andar del criadero tras hacerse cargo también lo cuenta: "Llegó un momento que mi padre quiso correr con mi hermano, eso motivó que yo corriera con Richard Espinoza, después con Manuel Muñoz, con Carlos Hott, con Homero González, él estuvo como 4 temporadas con nosotros, luego estuvo Felipe Millar para sacar caballos nuevos, todo lo hicimos con mucho sacrificio porque la parte económica es pesada, cuando quedé solo por fallecimiento de mi padre, se me puso un poco más difícil".

"La cosa porque tuve que seguir sólo, en un momento determinado se produjo un pequeño quiebre y bajarles el perfil a las cosas, pero ahora lo estoy retomando, vendí varios caballos

Que estaban corriendo, y ahora estoy haciendo caballos nuevos nuevamente, vienen caballos nuevos que pueden servir para la competencia, se ven bastante bien".

En cuanto al plantel que tiene, dice: ´"En este momento hay 38 ejemplares, entre crías, yeguas de cría y caballos nuevos".

Imagen foto_00000001

Respecto a las líneas de sangre que tiene, expresa: "Siempre tratando de seguir la enseñanza que me dejó mi abuelo, sus consejos, buscando potros para las yeguas, arme un equipo base de yeguas de crías, que son línea directa de Capacho y Rosaura(Rosauro), Taco directo por el padre y Estribillo por la madre, hay otra que es hija del Cachazo, que también es Taco y Viento Sur, que es sangre antigua. También hay Sedal, Rotoso, Tutito, en general son todas buenas yeguas de cría, que me han dado la base de los caballos con Morfología y también Funcionales".

Sobre el reproductor, acota: "Siempre estoy metiendo una o dos montas, las cuales las compro, tengo al Discreto, un hijo de El Jerónimo en una yegua hija de El Escalador (Estandarte y Chichita-Canteado), que estoy trabajando ahora, y el compañero de ese será el Comistrajo, hijo del potro que vendí, Comensal (Custodio en la Golondrina-Satanás), el Comensal y el Escalador los vendí, pero a ambos le saqué una camada completa, por lo que tengo varias crías de ellos".

En lo que respecta a los productos presentados en las exposiciones, expresa: "Gracias a Dios me ha ido bien, destaco que el primer ejemplar que lleve a una exposición nacional, salió segundo en su categoría, el Punto Lindo (Payaso-Escorpión) , el que fue vendido a don Roberto Standen, saliendo Campeón Nacional Mejor Cabeza Macho, de ese potro también tengo algunas crías que ya estoy topeando, también está el Comistrajo (Comensal y Altanera-Altivo)".

Los buenos resultados obtenidos con sus ejemplares, le deja muy feliz: "Si Dios lo permite y tenemos los medios, podremos salir a competir, esperando tener buenos resultados, ya que por línea sanguínea no deberían andar mal".

También se refiere a los premios obtenidos en las exposiciones: "Es una tremenda satisfacción, da ánimo para seguir en la crianza, con la esperanza que saldrá un caballo con Morfología y Funcionalidad, lo que a uno le da la satisfacción y tranquilidad que mis  antecesores me enseñaron mucho, también quienes me han ayudado me dan la tranquilidad  y ganas de seguir en esto, uno nunca deja de tener la inquietud de ir mejorando, de proyectarse a tener algo mejor, debo agradecer mucho a Don Remigio Cortés y a su hijo Luis Eduardo, quienes me guiaron en mis comienzos, estuve casi un año yendo una vez al mes a galopar caballos a donde ellos, en esto nunca se termina de aprender".

En cuanto a los productos nuevos que está trabajando, dice: "Sin duda que sacaré algo nuevo, sacaremos una collera de yeguas, que siendo muy nuevas, la temporada anterior estuvieron en el nacional de criadores, Amistosa (Alquitrán-Ratero en Domingo y Doncella-Estribillo II y Encantadora (Escalador-Estandarte y Chichita-Canteado) y los potros Discreto y Comistrajo, también hay otra collera de yeguas nuevas, se están topeando, luego se pararan a la espera que paran, ya que están preñadas, después de eso la retomamos".

En torno a lo que significa la crianza del caballo chileno para él, expresa: "Es una pasión, es algo hermoso, siempre con la esperanza de sacar un buen caballo, con buena cabeza, aplomos, que sea resistente, rápido, que tenga buenos huesos, la crianza me da muchas satisfacciones, me reúne con mis hijos, con mi hermano, nos vamos a los potreros a ver los nacimientos, en otras palabras, el caballo nos mantiene unidos como, familia, eso más satisfactorio para mí".

El apoyo de la familia es muy importante para él: "Ellos me acompañan, disfrutan cada uno a su manera".

La proyección de su criadero es algo que también lo ve con mucha esperanza: "Espero que vuelva a tener sus frutos deportivos que tuvo en algún momento, estamos trabajando para eso, en algún momento cuando los caballos estén maduros, más firmes para exigirlos, no me cabe duda que andaremos haciendo un buen papel en lo competitivo".

En la despedida hace una invitación: "Quiero enviar un mensaje a todos mis colegas criadores, las puertas de mi criadero están abiertas para quien quiera visitarlo y en algún minuto quieran reproducir alguno de mis potros, están para eso, para poder compartir la línea de sangre de los reproductores".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos