Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Adán Urbano, criador y arreglador de tomo y lomo

Autor: Héctor Uribe Delgado
El dueño del Criadero La Esmeralda representó a la Asociación Petorca en el Anuario de los Criadores de 2019.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2019.

Criador y sobre todo arreglador es don Adán Urbano, quien desde muy pequeño anduvo metido en las patas de los caballos para luego dedicarse a su gran pasión: el arreglo y el trabajo de los mancos. Y junto con eso, armar su propio criadero, La Esmeralda.

"Esto nació hace unos 25 ó 30 años, pero la verdad es que yo crío bien poco, con un par de crías al año, porque acá las facilidades que tengo son pocas. Yo no tengo campo y siempre he sido empleado, así es que hay ingeniárselas para tener uno o dos caballitos de uno", cuenta Urbano.

Además, acá la cosa está complicada por la sequía, así es que los caballos míos los mando a talaje a Melipilla o a Olmué, porque acá no hay talaje, sobre todo en los últimos años. E incluso a uno se le pasa vender todo no más, pero al final el amor por el Caballo Chileno es mucho, y uno sigue poniéndole empeño. Yo soy criador y me he dedicado arreglar caballos toda mi vida, entonces el amor por el animal va creciendo", añade.

Cuenta que sus caballos tienen características muy marcadas, aunque aclara que la actual competitividad del rodeo les termina pasando la cuenta a los mancos.

"Los caballos míos son potentes, los hago yo y después los vendo, y algunos caen en buenas malos y otros en no tan buenas malas, porque hoy anda mucha gente que no sabe de rodeo o de criar a un caballo, y ahí el animal es el que sufre. Hoy la gente no cuida a sus caballos y los saca sin la madurez necesaria. Yo por ejemplo recomiendo a la gente que le arreglo caballos sacarlos a eso de los 10 años para que duren, porque hoy la caballada no dura, por el apuro que tiene la gente. Este es un trabajo que no tiene apuro, porque el caballo debe madurar, es un trabajo largo para que sea firme a la hora de atajar, entonces como arreglador, hay que ser muy paciente, muy capaz. Y la gente joven no tiene paciencia, y además, el empleado tampoco puede esperar, porque los patrones quieren las cosas rápidas, y por eso ahora trabajo particular, y gracias a Dios no me falta la pega. Siempre hay gente que me manda caballos para arreglar y de ahí mismo saco una que otra monta para mis yeguas", dice entusiasmado.

Imagen foto_00000002

"Mis caballos son mancos firmes. Eso depende de la crianza, y por eso a mí me gusta criar de a poco, porque así mis caballos pueden comer bien y no tengo crías por tener no más... Yo crío porque me gusta y los cuido para que cuando maduren tengan aguante, sean resistentes", manifiesta.

Y en su labor de arreglador, trata de enseñar: "A la gente que le recibo caballos, le pido que tengan entre seis meses o un año de edad, porque hay mucha gente joven que entra al rodeo y no sabe el trabajo qué se necesita y lo que hay que esperar, la paciencia que hay que tener. Acá ha llegado gente que pretendía que se los tenga en seis meses, y yo le dije que era como mínimo un año y medio", completa.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos