Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Criadero Casas de Lo Pilar, forjado con esfuerzo y amor por el caballo

Autor: Caballoyrodeo.cl
Su propietario es Jaime Orellana Córdova.

Por Julio Fernández Concha

La crianza del caballo chileno es algo realmente apasionante para quien la realiza, cada criadero tiene una historia diferente, pero con un denominador común, amor por el caballo; el contenido de la historia la escribe cada uno.

Esta es la linda historia del Criadero Casa de Lo Pilar, de propiedad de Jaime Orellana Córdova, ubicado a 12 kilómetros de Chillán, en Quimpo, sector Cato. Es un criadero que se ha ido forjando con esfuerzo y amor por el caballo, características de su propietario, quien también combina la crianza con el arreglo.

Con mucha humildad, Jaime Orellana nos contó sus inicios. "Mi sueño siempre fue tener un caballo inscrito y correr en un rodeo. Comencé corriendo en los laborales y de ahí en los federados. Las cosas se dieron, pero de ahí anhelé correr en Rodeo Para Criadores. Se veía muy lejano, yo tenía una yegua pero no se preñaba, y mi amigo y compadre Marcelo Vera me facilitó una yegua, y don Leopoldo Muñoz, que en paz descanse, me facilitó una monta  de su potro Chamullento, el año 2005", relató.

"Ahí nació la primera cría, que se llamó Casas de Lo Pilar Hacendado (Chamullento y Fiestera). El dilema era cómo se le ponía al criadero. Mi madre siempre me apoyó en todo, mi padre estaba un poco ajeno a la crianza de caballos, porque pensaba que yo no me iba a dedicar profesionalmente a esto y que él no me iba a poder dar las lucas para correr. Entonces ella me apoyaba, cuando quise hacer pesebreras me decía 'hazlo en lo mío'; después quería hacer picadero, igual cosa. Yo seguí con mi porfía y ella siempre me respaldó. En honor a ella lleva el nombre", agregó.

Tras la primera cría, contó cuáles fueron los pasos siguientes. "Después de la primera cría, compré una yegua hija del Buenazo, que corría Juan Mundaca. Yo quería tener una cría, pero faltaban los recursos. A esa yegua le saqué una cría de un potro que me gustaba mucho, pero que no tenía el financiamiento, pues yo estaba estudiando. Para una monta del Bellacazo, potro de don Rogelio Ferrada, me acerqué a hablar con él y me dijo 'soy muy amigo de tu padre y tu tío, así es que te voy a regalar la monta'. Y de ahí salió Casa de Lo Pilar Don Mati, que tiene su nombre por un sobrino que nació en esos días. Al Don Mati lo corrí el año pasado en un rodeo para criadores y anduvo bien", señaló.

Imagen foto_00000001

Respecto al respaldo que ha tenido, expresó: "He tenido la suerte de tener personas que me han apoyado para iniciarme en la crianza del caballo chileno. En un remate compré el potro Quimpomay Canciller (Estreno y Andina); posteriormente llegó el potrillo Casas de Adobe Obsequio (Espantajo-Estribillo II en la Mañanita, una madre hija del Taponzao); luego a la yegua Quimpomay Gitana (Espontáneo-Esperando y Taitao de Roma Quinwylla-Baqueano), se le puso el Yugo de Colina Excelente y nació el Casa de Lo Pilar Capricho, premiado en tres exposiciones y vendido posteriormente".

"La misma yegua Gitana me dio una potranca hija del Santa Isabel Atrasao, la Casa de Lo Pilar Aquí Estoy, y el potrillo Casa de Lo Pilar Inesperado. Actualmente la yegua se encuentra parida del potro El Carmen de Nilahue Cardenal y dio la potranca Tranquera".

Con relación a los caballos que ha arreglado, detalló: "Entre ellos puedo decir que acondicioné el potro Casas de Adobe Bodeguero; trabajé un buen tiempo Casas de Adobe Orieta, ambos clasificados para Rancagua; trabajé la yegua Camperita, que tiene premiada Iñaki Gazmuri; y el caballo Porfirio, clasificado por Carlos Arias, también lo tuve un par de meses. Me siento satisfecho por el trabajo efectuado, agradezco a Dios por estar haciendo algo que me gusta; me siento realizado".

"Quiero agradecer a todos quienes me han apoyado, lo que me ha permitido tener productos de buena línea sanguínea. Lo que he vendido ha sido a toda prueba. Creo que es la mejor manera de tener un prestigio y de mantener un plantel de buena calidad y reducido, ya que por costos no se puede tener un criadero muy numeroso. Soy aterrizado, vivo mi realidad. A las exposiciones llevo los ejemplares en el estado que se encuentran, yo los trabajo, hacen una vida de campo, los alimento con lo que yo pueda darles, alfalfa, trébol, ballica; yo no tengo una persona que me esté cuidando el caballo todos los días, lo hago yo con el petisero", añadió.

"Es una gran satisfacción como pequeño criador, sacar un premio ante criaderos de mayor envergadura, que se dedican a las exposiciones. He estado dos veces clasificado para la Exposición Nacional, pero por motivos de fuerza mayor no he asistido. No me vuelve loco, vivo mi realidad", completó.

Sobre el Rodeo, contó que "he podido correr con amigos. Este año lo hice con Carlos Acuña, porque vendí mi primer caballo, Hacendado, ya que no lo podía tener. Mi primer Rodeo Para Criadores también lo corrí con un amigo, Rodrigo Gaznuri. Es algo muy grande hacerlo en caballos propios y con un amigo. Yo invito a la gente que pueda criar un caballo, que lo haga en las condiciones que pueda, es algo muy lindo".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos