Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Hugo Navarro a cinco años de su primer título en la Rienda: Ese abrazo con mi padre nunca se me va a olvidar

Autor: Rodrigo Crooker Sáez
El jinete recordó detalles del título en el Increíble y contó además cómo vive la cuarentena.

Este 2020 se cumplen cinco años desde que el reconocido jinete Hugo Navarro alcanzó su primer título nacional en el Movimiento a la Rienda, cuando se impuso en una emocionante definición con 60 puntos en el Amancay Increíble, en lo que sería el impulso del bicampeonato que logró al año siguiente en la Vista Volcán Milonga.

CaballoyRodeo.cl conversó con el actual Campeón Universitario, quien recordó sabrosos detalles de aquella jornada en la que se fundió en un recordado abrazo con su padre, Alfonso Navarro, en una Monumental repleta, luego de convertirse en el monarca más joven de la disciplina con solo 19 años.

- ¿Cómo recuerda el título, a cinco años de lograrlo?

Hugo Navarro: "Es difícil asimilar, siendo tan joven, un Campeonato Nacional. Tuve la suerte de ser el campeón más joven de la historia en el 2015 y eso me hace pensar más que fue un bonito logro. Ratificarlo al año siguiente en otro caballo, más todavía. Han pasado cinco años y aún me llegan comentarios y conversamos con mi papá y mi familia de este tema. Es emocionante y recordarlo, siempre es bonito".

- ¿Qué tal fue esa bajada por el túnel, cómo se vivió tomando en cuenta que competías con grandes jinetes, entre ellos tu padre, quien se presentaba con varios títulos a sus espaldas?

H.N.: "A Rancagua siempre llega gente que ha tenido muchos títulos, históricos de la Rienda en Chile y a pesar de eso, sentía que al menos no tenía presión. Era el más joven, me había ido bien en el Clasificatorio, donde obtuve un buen puntaje y tenía la fe que podía hacer un bonito papel, pero ganar eran palabras mayores".

"Ahí, la tranquilidad y la experiencia valen harto, hay mucha gente y los nervios pueden jugar en contra, pero estaba la tranquilidad del apoyo de mi familia, estaba mi papá ahí dentro y estábamos compitiendo, siempre en una competencia sana. Sabía que a pesar que si me fuera mal, me iba a sentir igual apoyado, pero como nunca he tenido mucha presión, no me he puesto tan nervioso, aunque igual estaban los nervios de estar frente a tantas personas en una Final de Chile contra grandes jinetes, pero de paso hay que confiar en lo que uno ha hecho con el caballo y tirarse, no más".

Imagen foto_00000014

- ¿Cómo fue la prepración del Increíble para que llegara a la Monumental?

H.N.: El Increíble lo empezó moviendo mi papá el año anterior, salió muy bien. Ese año se había ganado un Clasificatorio en Rodeo y Rienda, pero no lo pudo mover en Rancagua. Descansó harto ese año y al siguiente lo moví yo. El lo trabajó, mejoró mucho, es un caballo muy tranquilo, muy distinto a lo que fue después la Milonga que moví al año siguiente. Era muy, muy tranquilo, así que también me daba más tranquilidad".

"La preparación fue que se trabajara bien, dándole un buen estado físico. Después estábamos mirando mucho los videos en casa, tratando de mejorar los detalles, porque al final la Rienda es de muchos detalles, así que nos preparamos harto y se pudo dar todo".

- Cuando cantaron que eras campeón hay una escena bien recordada que se produjo en el apiñadero, cuando se fundieron en un gran abrazo con tu padre.

H.N.: "Al principio uno no se lo cree. Uno va sacando las cuentas cuando va moviendo, de cuántos puntos va sumando, y cuando dicen que ganó, es un alivio tremendo, uno sabe que será campeón por un año entonces es bien gratificante y ese abrazo fue bien emocionante".

"La verdad es que nos hizo llorar a mí, a él, a mi familia que estaban todos mirando, mis dos hermanos, mi mamá y otra gente que estaba muy contenta con lo que habíamos hecho. Ese abrazo no se me va a olvidar nunca, fue la misma emoción y el mismo abrazo que nos pudimos dar al año siguiente en Rancagua de nuevo, entonces es una de las cosas más bonitas que nos puede dar el rodeo, momentos así que no se van a olvidar nunca. Muy emocionantes. Me acuerdo y me emociona harto".

- Cambiando de tema, ¿cómo has llevado el receso y el aislamiento por el coronavirus?

H.N.: "Estoy estudiando aún, me queda este semestre y termino -estudia Agronomía en Universidad Católica-. Entonces, estoy toda la semana con clases, estudiando y en pruebas. Con este tema no se pude salir mucho, pero en Curicó podemos ir al campo y no interactuar con gente que nos podamos contagiar. Así que cuando podemos, vamos a andar a caballo. Mi papá sigue trabajando caballos allá, los de afuera y de nosotros, así que sigue todo el movimiento, pero estamos sin competencia".

- ¿Y cómo está La Milonga, que has movido en el último tiempo?

H.N.: "Está en Panguipulli, en el criadero Vista Volcán. Yo siempre que la movía para Clasificatorios o cuando tenía que premiarla, la llevaban uno o dos meses antes de la competencia, la trabajaba mi papá y yo me subía a moverla; a veces, la galopaba en casa, pero a mí ma ha tocado por estar en clases, llegar a subirme a la competencia y así hemos funcionado bastante bien hasta ahora".

- Por último, ¿algún mensaje al mundo corralero en medio de esta pandemia que afecta a todos?

H.N.: "Los que competimos en rodeo y en cualquier otro deporte, lo que queremos es volver a competir, encontrarnos en la medialuna. Mi llamado es a que todos se cuiden, mientras antes superemos esto vamos a volver antes a las medialunas. Pido que tomen todas las medidas necesarias, que salgan cuando lo necesiten estrictamente y así nos vamos a poder reencontrar, sino vamos a estar mucho rato. Esto le afecta a mucha gente, que puede quedar sin trabajo. Es complicado ese tema, entonces, ojalá todos se cuiden, que salgan lo menos posible y que ojalá pronto estemos compitiendo de nuevo".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos