Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Recuerdos del Champion de Chile: 2010, el año que consagró a Cortina y Vergara

Autor: Héctor Parraguirre Jara

Cristóbal Cortina, Roberto García y Víctor Vergara. (Foto: Anuario 2010)

El 62° Campeonato Nacional quedó en manos de los jinetes de la Asociación Cordillera, tras totalizar 36 puntos en Cumpa y Tío Pedro.

- Revisa el anuario de 2010 de la Federación del Rodeo Chileno

El 2010 fue año de terremoto en Chile. Ese 27 de febrero quedó en la historia por el fuerte movimiento telúrico que azotó la zona central y sur del país y que llegó a los 8,8 grados en la escala de Richter.

En el Rodeo, la Medialuna Monumental de Rancagua sufrió su propio remezón con la resonante victoria de Cristóbal Cortina y Víctor Vergara en los lomos de Los Hualles Cumpa y Cerro Huacho Tío Pedro, propiedad de Roberto García, con 36 puntos buenos.

El camino al primer título nacional para los jinetes que en ese entonces representaban a la Asociación Cordillera tuvo mucho que ver con el sismo, ya que el Clasificatorio de Curicó debió ser suspendido y se terminó semanas después en Los Andes y los ganadores fueron Cortina y Vergara, sacando pasajes a Rancagua.

"Fue un año súper lindo, que partió bien en términos de compañero, de familia, partió bien la temporada. Después se nos lesionó el Cumpa, pero con lo que pasó en el terremoto nos dio plazo para que el Cumpa se mejorara. Nos ganamos el Clasificatorio de Curicó que se hizo en Los Andes y con eso ya estábamos pagados, pero listos para dar lo mejor. Y en Rancagua tuvimos una alegría inmensa, para el que se gana el Campeonato Nacional es una tremenda alegría, es lo máximo que se puede lograr en el Rodeo Chileno", recordó Vergara.

Imagen foto_00000002

La tarde soñada

La pareja venía de correr la temporada anterior el cuarto animal en la misma collera y ahora entraban directo a la Serie de Campeones en la Monumental tras su triunfo en Los Andes. Además, Cortina tenía doble trabajo en la Final porque había premiado con García, dueño del Criadero Doña Paula, en Remacho y Tizona.

Ahí, en la tarde de ese domingo 11 de abril en Rancagua, estaban los defensores de la corona Emiliano Ruiz y José Tomás Meza en Distinguido y Espinudo, con ganas de repetir la proeza; y los otros Campeones de Clasificatorios: Ricardo Bustamante y Eduardo Salas en Viajero y Rociado (Centro Sur de Valdivia), Rufino Hernández y Felipe Jiménez, del Agua de los Campos y Maquena, en Pellejuda y Mano Larga (Repechaje Centro Sur de Pemuco); y José Luis y Jorge Ortega, de El Trapiche, en Ahijado y Don Floro (Repechaje Centro Norte de Los Andes).

Todos dieron pelea, pero finalmente sucumbieron a la tarde soñada de Cortina y Vergara, que dominaron de principio a fin.

"Entramos al primero toro a hacer lo mejor posible. Con mi compañero siempre decíamos 'si el 2009 corrimos el cuarto toro, ahora tenemos que hacerlo mejor'. En el primer animal hicimos 12, en el segundo nueve. Luego, antes del tercer toro, Pito Corvalán (que corrió esa Final junto a Gustavo Valdebenito en Peleco) me dijo esta manta tiene olor a campeonato, pero yo no me la creía, no andaba pensando en eso, solo en hacer las cosas bien. Hicimos ocho en el tercero y teníamos 29. Yo llevaba la calculadora en la mente, pero después cuando nos tocó correr me preguntó cuánto nos falta para ganar, no sé le dije, yo no me acordaba ya cuánto teníamos que hacer para ganar. En el cuarto toro se me borró la película, se me borró todo", relató Vergara.

"Me di cuenta que éramos campeones cuando mi compañero, hoy mi compadre, le puso tres para atrás, ahí dije somos campeones. Ya en la última cerré los ojos, no sabía qué estaba haciendo, iba nublado, iba en otra. Hay muchos que definen en la última atajada con tres, cuatro, pero yo reconozco y a toda la gente se lo he dicho, me nublé, se me fue la mente a otra parte", agregó.

"Después los jinetes se acercaban a saludarnos y nosotros les decíamos que esperaran porque se nos había olvidado cuánto tenía Agua de los Campos y ya no nos podían pillar, pero no nos dábamos cuenta. Son cosas lindas que pasan en el momento, pero yo tomé conciencia de todo lo que había pasado el día lunes. Se me vinieron varias cosas a la mente, mi familia, mi abuelo que tuvo criadero, mis inicios, el tío Quico Meza que nos enseñó. Era lo que uno siempre quiso lograr desde chico, pero nunca pensé que lo iba a hacer a tan corta edad. Y como lo he recalcado en todas las entrevistas, se lo dedico a mi mamá que ha sido un pilar fundamental es esto, a mi papá que me ha apoyado, a mi hermana, primas, primos, tíos, mi cuñado, a todos. Todo mi entorno es corralero, los Meza, los Abarca, los Cortina", completó.

Imagen foto_00000001

Cortina y Vegara ganaron con 36 puntos, segundos quedaron los Ortega con 34 y terceros fueron Bustamante y Salas con 28. El cuarto toro también lo corrieron García y Cortina con 26 en Remacho y Tizona; Jiménez y Hernández con 26 en Mano Larga y Pellejuda; Javier Ruiz y Jorge Arecco con 23 en Que Diablo y Venado; Criadero Las Toscas con Carlos y Gonzalo Schwalm con 23 en Porfiada y La Porfía; y Criadero Vista Volcán con Diego Ordóñez y Alfonso Navarro con 22 en Cacharpeado y Desquiciado.

Para el Doña Paula fue una tarde redonda, como lo expresó Roberto García: "Fue una emoción muy grande. Ese año fuimos Campeones, yo corrí el cuarto toro con Cristóbal, fue algo inolvidable. Yo creo que para cualquier persona que le gusta el Rodeo es un sueño y yo lo cumplí a cabalidad, corriendo el cuarto y que mis caballos fuesen Campeones y en la forma en que lo conseguimos, con el equipo que teníamos, con dos cabros buenos, buenos como personas y buenos como jinetes, qué más puedo desear".

Es que la relación entre ellos era muy buena, muy cercana, como lo reconoce Vergara: "Siempre se lo he dicho a él, don Roberto es como un padre para mí. Siempre se ha portado bien con nosotros, nos ha apoyado, estemos donde estemos. El me dice hijo, es un vínculo grande, yo nunca fui su empleado, él me invitaba a correr y yo acepté porque me estaba dando una oportunidad, así lo miré, nunca como un trabajo. Gracias a Dios nos fue bien, fruto del esfuerzo, de estar en su día y de afiatarnos con esos caballos, como dije anteriormente fuimos el uno para el otro. Don Roberto me dio la oportunidad de correr en el Tío Pedro y siempre se lo voy a agradecer, porque los dos éramos uno solo".

El Tío Pedro falleció en enero pasado, pero ya se ganó un lugar en la historia. Al igual que el Cumpa, Cortina (que después ganó su segundo título en Peleco), Vergara, García, protagonistas de ese 62° Campeonato Nacional en un año que tampoco será olvidado por gran parte de los chilenos.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos