Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

De luto el mundo huaso: Murió José Manuel Pozo Merino

Autor: Caballoyrodeo.cl
El propietario del Criadero Principio falleció en las últimas horas.

En las últimas horas se conoció el fallecimiento de José Manuel Pozo Merino, una de las grandes figuras en la historia del rodeo y la crianza del caballo chileno.

Pozo fue el creador del Criadero Principio, dos veces campeón de Chile: En 1998, cuando sus hijos José Manuel y Alejandro Pozo Luco se impusieron montando a Campo Bueno II y Peumo; y en 2016 con José Manuel Pozo Luco y José Tomás Meza en Perno y Disturbio.

Don José Manuel está siendo velado en su hogar en el Fundo San Clemente, en el sector San Jorge Norte. Su funeral se efecturá en el Cementerio General de Talca este jueves tras una misa a las 15:00 horas en la Catedral de la ciudad.

Un poco de historia

Todo comenzó en 1949, cuando José Manuel Pozo Merino fue a inscribir al criadero con el nombre de Aurora. Sin embargo, como en esos años la comunicación no era tan fluida, desde la SNA se dieron cuenta de que existía un criadero llamado de esa manera y por ese motivo, un funcionario lo bautizó como Principio.

Pozo Merino contó el origen del criadero en una entrevista realizada por el Anuario de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos en 2011: "Yo compré una yegua a Ángel Caballero; la Codicia se llamaba, que venía parida y preñada. Y después que parió la segunda cría se la mandé a Angel Caballero, y ahí nació la Borra. Entonces, las dos yeguas, la Codiciosa y la Borra, criadas por nosotros, marcaron el inicio del criadero. Se vieron bien e incluso lograron hasta un Tercer Champion de Chile. Y fueron las yeguas que juntaron más puntos durante esa temporada".

"Y después, de la Borra salió el potro Campo Bueno II, y de la Codiciosa nació el Peumo, ambos ejemplares fueron Campeones de Chile. Así ha seguido la historia y ya hay descendencia de estos caballos, de los potros y de las yeguas, así que tenemos caballos más o menos que sirven", agregó.

Justamente, esa misma línea de sangre es la que sigue brindando éxitos a la familia Pozo. El Perno es hijo del Madrigal en la Borra II, y por lo tanto, nieto de la Borra. En tanto, el Disturbio es hijo del Campo Bueno II en la Maraña, y nieto también de la Borra.

Imagen foto_00000028

En otros pasajes de esa entrevista realizada por el periodista miguel Angel Moya, este destacado criador se explayó:

- ¿Cómo es un día suyo cualquiera en el campo?

"Un día común y corriente salgo al campo, los veo trabajar caballos. Después voy a ver a los novillos que tengo. Algunos días voy a ver la crianza en los potreros; por ahí me entretengo".

- ¿Quiénes conforman su familia?

"Mi señora, que se llama Sonia Luco, mis tres hijos hombres,  José Manuel, Alejandro y Ricardo, y una hija mujer, Sonia.  Aparte de los hijos de José Manuel, un hijo de Sonia, que se llama Juan Pablo Barrientos Pozo, está corriendo también".

- ¿La crianza y el rodeo son para disfrutarlo en familia?

"Exacto, lo miramos como entretención, no con otro fin".

- ¿Se siente contento como criador? ¿Se siente satisfecho con lo que ha logrado?

"Sí, sin duda, porque figurar estando primero el trabajo en la producción, es muy distinto. Y la competencia está harto difícil; hay mucho profesional corriendo. Entonces, competir con  ellos es difícil, claro que igual hay que hacer la pelea".

- ¿O sea que el rodeo ha cambiado mucho?

"De antes a ahora, claro que sí. Desde la luego la competencia es mucho mayor y hay mucho profesional bueno y con sueldo muy alto. Entonces, los que somos simples simpatizantes del rodeo, correr contra ellos es como chocar con rocas, pero así y todo se les suele ganar".

- ¿Con qué jinete de los de antes y con cual de los de ahora le habría gustado correr?

"Con mi hijo José Manuel, que es bastante bueno. Y el Alejandro, que es ingeniero civil, cuando practica también es bueno. Con ellos dos me bastaría".

Internándonos también en la veta competitiva de don José Manuel, nos enteramos de partida que tiene  más de 80 años y luce un currículo corralero bastante interesante.

- ¿Usted hasta que edad corrió?

"Yo corrí hasta los 70 años; ahora tengo 83. Pero ya a los 70 había bajado, estaba en la segunda línea. Y lo que me afectó a mí no fue en el rodeo. Me caí de un  tejado de cuatro metros de alto. Caí parado y me afectó mucho la columna. Eso influyó para que no continuara corriendo. De no ser por ese accidente, podría haber seguido corriendo un poco más, no pensando en la competencia ni en ganar, pero habría podido correr por entretención".

- ¿Y cómo se integró al rodeo, convirtiéndose en jinete?

"Mire, a mí me gustaba el rodeo desde chico; mi papá, José Manuel Pozo Armas,  nos llevaba a ver los champions, así que los caballos me gustaban. Y cuando me salí del colegio me regaló un potro chileno inscrito. No partí ahí criando, pero había vecinos  que me convidaron a correr, como Fernando Hurtado; en la hacienda Mariposas estaba don Carlos Costas Goycolea y otro amigo de mi padre era don Roberto Palacios, que fue Campeón de Chile. Así que por ahí me convidaron a correr.

En San Clemente, donde vivíamos teníamos puras viñas, y así que después yo dejé de hacer eso. Ese campo lo compró mi abuelo y ahí estamos todavía. Pero después apareció un caballero, viejo amigo, don Juan Rivas Vicuña, inspector de la Caja Agraria. Llegó a Talca y me entusiasmó, se  consiguió caballos y corrimos en unos pocos rodeos, donde anduvimos malitos.

 Pero después de esto y como estaba la hacienda Mariposas cerca y donde había mucho ganado, me junté con un compañero de curso que se llamaba Edmundo Donaire. Ahí empezamos a ir a las pichangas, armamos colleras, eran caballitos bastante malos, pero había mucho entusiasmo. Corrimos caballitos malos durante varios años, hasta que compré una collera de caballos que se llamaban Rastrojo y Floreo, y ya con esa nos sacamos algunos champions, y de ahí partimos".

Imagen foto_00000027

- ¿Qué vino después en su trayectoria deportiva?

"Después vine a Mulchén a un remate y compré dos caballos y una yegua, pero estaban en arreglo nomás. Y uno se vio muy bueno, el Cocaví; al comienzo se vio extraordinariamente bueno. Y ese año, Segundo Donaire me dijo que estaba con la situación económica mala y que quería no correr un año. Y yo corrí entonces con Ángel Caballero. Yo corría los potros de él, yo el Jalea Real y Caballero el Nunca en Domingo. Y también, en algunas series yo corrí el Campo Bueno, que era de Ángel Caballero. Él después lo quería vender, me gustó bastante y lo compré. Lo junté con el Cocaví; ahí empezamos a meternos con los grandes.

El Campo Bueno fue muy bueno; era hijo de Colibrí y creo que ha sido lo mejor que hemos tenido, aunque después hemos tenido caballos buenos y que han sido Campeones de Chile. El Campo Bueno era de gran velocidad  y de gran pegada; muy bueno y de harto físico.

En un Champion de Chile que hubo en Talca, quedamos Terceros, en empate. Y el Segundo Champion de Chile de Talca debimos haberlo ganado, pero se me puso diablo el Campo Bueno en la atajada de la mano de atrás, y no me la pagaron, sino, habríamos ganado el Champion  de Chile. Cuando Fuimos Terceros, el Champion de Chile se lo ganaron don Chanca Urrutia con Samuel Parot (año 1969, en Barranco y Huachipato). Y el Segundo Lugar lo ocuparon unos sureños, los Hott (Alejandro y Julio Hott)); nadie pensaba en ellos".

Rebobina un poco los recuerdos y continúa: "Después de esto, Edmundo Donaire se vino a trabajar aquí a Los Ángeles. Primero se quebró una pierna; entonces corrí con Mañico Zepeda. Donaire estuvo dos años en Los Angeles y cuando volvió, ya había crecido mi hijo José Manuel, así que ahí ya empecé a correr con él".

- ¿Cómo se fue dando esa relación de padre e hijo en las medialunas?

"Buena; éste era bien cabrito, pero le gustaban harto los caballos. Él sacó la yegua Borra, porque se fue a trabajar al campo. La yegua Borra la arregló él y las otras yeguas las arreglaron en otros lados, y salimos con una collera de yeguas buenas, con la que llegamos al Champion de Chile, donde fuimos Terceros de Chile. Después siguieron estos dos chiquillos. Se sacaron varios champions, fueron a Rancagua; después ya me hallaron viejo a mí y como José Manuel ya quería destacarse y había caballos en el criadero, tomó un empleado para correr, que fue José Pino.

Anduvieron bastante bien, pero hubo unos problemas y no siguió José Pino, y José Manuel buscó un compañero para el Champion de Chile. Habló con Memo Barra, quien no pudo, entonces Vicho Yáñez lo acompañó y fue Gonzalo Vial quien se lo prestó para correr. Y faltando tres días para el último Clasificatorio, porque corrió dos con el Vicho Yáñez y les fue mal. Quedaba el del Gil Letelier y le dijo este chiquillo que lo habían castigado y no podía correr, y faltaban tres días. Entonces José Manuel habló con Ricardo, mi otro hijo, quien le respondió: No, me la gana el caballo Peumo, así que habla con Alejandro. Éste aceptó, fueron a correr, premiaron en la Primera Serie al tiro, vino el Champion, empataron el Segundo Champion de Chile y quedaron Terceros. Al año siguiente, 1998, ganaron el Champion de Chile, en Campo Bueno II y Peumo, y así han seguido".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos