Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Hugo Cardemil Moraga tuvo un multitudinario adiós en Curicó

Foto: Ricardo Weber

El cuatro veces campeón de Chile y su familia recibieron el cariño del mundo huaso.

Por Juan Esteban Véliz

Una repleta Iglesia Matriz de Curicó fue el escenario de la despedida que el mundo corralero le brindó a Hugo Cardemil Moraga, quien falleció el pasado viernes a la edad de 94 años.

Tanto en la ceremonia religiosa como en el servicio fúnebre la familia huasa y corralera acompañó al cuatro veces campeón de Chile en su último adiós. Durante el trayecto entre la iglesia y el camposanto el féretro fue escoltado por uno de sus caballos y por sus nietos, también lo hicieron cabalgando.

En la misa fueron sus familiares expresaron sus agradecimientos a la figura tanto deportiva como fraternal que significó en la vida de todos ellos la presencia del multicampeón nacional de Rodeo.

En el servicio fúnebre fue el turno de las máximas autoridades encabezadas por el presidente de la Federación del Rodeo, Cristián Leiva Castillo, quien destacó el legado que deja en su partida Hugo Cardemil.

A su turno el presidente de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena, Luis Iván Muñoz, recordó con cariño la amistad que lo unió con Hugo Cardemil por muchos años.

Los restos mortales de Hugo Cardemil Moraga fueron sepultados en el Cementerio Parque del Recuerdo de Curicó.

Revisa el discurso de Cristián Leiva en la despedida a Hugo Cardemil:

Querida familia corralera, querida familia Cardemil Oportus:

Hoy es un día triste pero a la vez muy especial. El rodeo está de luto. Hace 12 años estábamos despidiendo a don Ramón Cardemil Moraga. Emblema de la familia Cardemil y líder de una época dorada del rodeo nacional y curicano.

Y han pasado 8 años desde la partida de su otro hermano, Don Hernán que nos dejó en 2011. Hoy llegamos nuevamente a Curicó para despedir y rendir homenaje al último de la familia Cardemil Moraga, Don Hugo.

Aquí se cierra parte de la historia más significativa del rodeo chileno. Una familia que en base a sacrificio, dedicación, pasión, mucho amor por el campo y los caballos se convirtió en un apellido ilustre para nuestro deporte nacional por más de 5 décadas. 12 títulos nacionales entre los 3 hermanos, de los cuales Don Hugo contribuyó con 4, dándole además a Curicó un sitial de honor aún vigente como la Asociación con más títulos Nacionales en la historia del rodeo.

Su carrera deportiva se remonta a la década del 60 donde con mucho sacrificio, perseverancia y humildad se las arreglaba para estar en la alta competencia. En 1968 junto a su hermano Hernán consiguieron ser vicecampeones de Chile, pero Don Hugo tenía marcado el deseo interior de tocar la gloria. En 1972 nuevamente alcanza el vicecampeonato con su hermano Nancho, y siempre como resultado de su perseverancia, dedicación y profesionalismo estaba permanentemente disputando las finales del Champion de Chile, junto a Claudio Cardemil, Guillermo Barra, don Raúl Cáceres y Sergio Tamayo.

En 1985 es elegido mejor deportista del rodeo a nivel nacional, reflejando que ya era hora de sumar podios. Su ojo clínico para adquirir caballos lo hizo estar siempre bien montado, y resultado de la búsqueda constante el año 1986, logra por primera vez el título de Campeón de Chile, junto al "memo" Barra montando a Salteador III y Pensamiento, pero este logro lo coronó además con otro galardón, porque ese mismo año lograron el vice campeonato en los potros Reservado y Curanto. La gloria del triunfo abría sus puertas cuando ya tenía 61 años.

De ahí en adelante las mantas azules supieron sólo de éxitos, cuarto animal en 1988, junto a Guillermo Barra corriendo al Lechón con el espectacular Reservado, el '89 vicecampeones en los mismos potros. Esa temporada Don Hugo hace un cambio y coloca como collera a un joven aunque experimentado jinete, Joselo Astaburuaga, seguramente sin proyectar que se convertirían en la mejor collera de la década de los 90.

Campeones en 1990 en Lechón y Reservado, campeones en 1991, en Esquinazo y Reservado, vicecampeones en 1992 y nuevamente campeones en 1993. La mejor campaña de una collera en 4 años consecutivos y la tercera collera con más títulos, detrás de Loaiza-Tamayo y Cardemil-Valderrama. Ese título también le valió el título de ciudadano ilustre de Curicó.

Sin duda, estamos despidiendo a un grande, el quinto jinete con más títulos de la historia del rodeo, marca imborrable, que permiten a la tierra curicana estar en la cúspide de los logros corraleros.

Don Hugo fue uno de los hombres que transformó el rodeo. Uno de los primeros que comenzó a darle un carácter profesional, a través de su perseverancia y por sobre todo, preocupado de poder dar lo mejor en cada competencia cuidándose él y cuidando al deporte.

Su última aparición pública coincidió con el homenaje que recibió en el reciente 71° Campeonato Nacional de Rodeo, cuando los corraleros le brindamos un merecido homenaje. Esa tarde fue una ovación como pocos recuerdan en la Monumental que reconoció su grandeza.

Nuestro rodeo no sólo está compuesto por quienes lo practican y lo viven en todo el país, sino que también por aquellos como Don Hugo, que llevaron las riendas y también por quienes las llevarán en el futuro. Es responsabilidad nuestra enaltecer el esfuerzo, el trabajo, el sacrifico y la humildad de quienes marcaron el camino a seguir y nos corresponde como herederos del pasado y como garantes del futuro continuar luchando para hacer este deporte cada día más grande.

No podremos avanzar sin reconocer el camino que marcaron los grandes de nuestro deporte. Su historia sirve y servirá de ejemplo a muchos. Hoy Don Hugo Cardemil Moraga pasó de ídolo a leyenda, y eso significa que aunque ya no esté en cuerpo entre sus nosotros su legado hará que siga más vivo que nunca.

Descanse en paz Don Hugo.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos