Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Familia Díaz-González: "Es un premio a la familia humilde que trabaja y vive de esto"

Autor: Alejandro Alegría Torres
Los padres y hermanas de Alfredo Díaz celebraron el hermoso sueño conseguido y señalaron que es fruto del esfuerzo de toda una vida.

Quienes los conocemos, sabemos que su historia es digna de película. Los Díaz-González son una familia de esfuerzo, de esas que muchas veces le ha tocado sufrir más que disfrutar, pero que siempre reciben a todos con la mejor sonrisa. Un verdadero clan familiar, que vive el Rodeo a la antigua y que con mucho sacrificio cumplió el fin de semana pasado en la Medialuna Monumental de Rancagua un sueño mágico e inigualable: Uno de los suyos se tituló Campeón de Chile del deporte en el cual han entregado sangre, sudor y lágrimas.

La familia gira en torno a Leopoldo Díaz, el patriarca. "Chico Leo" se dedica a trabajar caballos. Los empieza, amansa e incluso, en muchas ocasiones, tuvo la difícil misión de volver competitivos a algunos ejemplares que otros arregladores dieron por inservibles para el deporte. Así estuvo trabajando en varias partes, deambulando en muchos corrales pequeños, laborando de inquilino en algunos lugares, teniendo que "aperrar" como independiente en condiciones precarias y arreglándoselas sin tener grandes oportunidades.

Magaly González y sus hijos Alicia, Alfredo y Andrea lo acompañaron en ese camino de esfuerzo, pasando "las de Quico y Caco", como dicen en el campo. Estuvieron aguantando varios cambios de casa, de colegio y mucho sacrificio. Nunca nada les fue fácil. Sin embargo, nunca su ánimo declinó y con mucha perseverancia lograron salir a flote, siempre quedándose con la mitad del vaso lleno y teniendo alegría con la cual compartir con los otros corraleros. Un reflejo de muchas familias de esfuerzo que viven del deporte criollo.

Pese a los altibajos de la vida corralera del "empleado", los Díaz-González siempre mostraron amor, camaradería, amistad y una gran alegría para compartir con todos los demás. Fueron siempre los primeros en instalarse en los rodeos y los últimos en irse, independiente del resultado obtenido. La comida, el cariño y la guitarra nunca les faltaron. Por ese motivo, el triunfo de Alfredo Díaz con Pablo Aninat es como de cuento de hadas, porque les tocó celebrar a los que pocas veces son protagonistas de grandes hazañas. A los más humildes y esforzados, a aquellos que viven del trabajo de la tierra y el campo: los huasos.

La alegría de los Díaz-González

El triunfo fue sorpresivo para toda la familia. Leopoldo Díaz, el arreglador de Peumo Marcado y Doña Inés, terminó de relatar la Serie Campeones junto a Enrique Gutiérrez y bajó de la caseta emocionado, casi sin creer lo que sucedió aquel domingo. Abrazó a su hijo Alfredo, recibió el cariño de sus seres queridos y lloró de alegría por haber alcanzado un triunfo mágico, pero muy merecido por toda una vida de sacrificio.

"Es realmente es un sueño para nosotros. Yo estaba relatando en la caseta arriba y cuando bajé, escuchaba y me decía 'mi hijo Campeón de Chile'. Es una gran cosa, es un sentimiento tremendo y es un premio que quiero extender a todos los viejos que trabajan caballos, a todos los arregladores, a todos los amansadores y petiseros. Es un premio a la familia humilde que trabaja y vive de esto. Es un premio al sacrificio, a la responsabilidad, al empeño y a la porfía de trabajar. Siempre he tenido la mente arriba, pensando en esto y para nosotros es un sueño que vivimos en familia. Las vivimos todas igual, las buenas y malas, las vivimos juntos. Es un premio que nos regala Dios", contó "Chico Leo" a Caballoyrodeo.cl.

"Tengo hartos pupilos y amigos. Haber enseñado a Alfredo es una gran satisfacción. Tener parte en el trabajo de los caballos y ser un poco responsable de eso, también me pone muy feliz. Estoy muy contento", agregó.

"Don Leo" manifestó emocionado que "para nosotros es un premio tremendo, es algo mágico, un sueño del que todavía no caemos. Ya lloré y todo, pero todavía no asimilamos. Estoy feliz por Alfredo y también por Pablo, que es un cabro joven que lleva una vida en esto y se lo merecía. Más que todo, cuando llegué a este criadero, Pablo me dijo que la Doña Inés fue finalista de Chile y la compañera salió novena en el ranking. Salió la Payita y la Doña Inés no la pescaron. Yo le dije que la Doña Inés tenía una oportunidad todavía y lo único que quería era que saliera en el ranking, nada más. El objetivo para hoy era correr tres toros, porque con eso pueden entrar los caballos al ranking, pero nunca imaginé que podían ser Campeones de Chile. Es un sueño".

En tanto, su esposa Magaly González también se mostró muy emocionado por el sueño alcanzado: "No lo puedo creer todavía. Estoy muy emocionada. Ya con el hecho de estar aquí estábamos felices, no pedíamos más y se nos dio todo. Gracias a Dios, a todos los que nos ayudaron, a los amigos y familia. Estoy muy feliz. Siempre hemos disfrutado el rodeo, nos fuera bien o mal, siempre lo pasamos bien, así que estamos muy felices. Mi hijo con Pablito nos han dado una gran alegría, es algo muy especial".

Alicia Díaz, la hermana mayor, también destacó lo mágico del título: "Estamos soñando. Creo que Dios nos escuchó y premió por todas las cosas que hemos vivido. Las alegrías, las penas, los sacrificios. Mucha gente nos conoce y sabe cómo somos nosotros en el camión. Todo esto se debe a mi papá que trabaja los caballos y a mi hermano. Llegamos a un lugar maravilloso en donde se ha valorado el trabajo de mi papá y creo que es fruto del esfuerzo de todos. Ya no podemos más de orgulloso".

Finalmente, la menor de la familia, Andrea Díaz – quien sigue los pasos de su hermano en la fotografía- también se mostró emocionada: "Estoy muy orgullosa de ser su hermana, porque hemos estado en altos y bajos. Muchas veces llegamos a lugares que no eran seguros, los cambios de colegios y los tres hemos pasado por eso. Es un premio al sacrificio, a la perseverancia y a nunca rendirse".

"Esto es para todas las personas que lo están pasando mal, a quienes les mandamos ánimo y le decimos que con mucho sacrificio que se van a conseguir las cosas y podrán llegar muy lejos. Estoy muy feliz, porque se han dado tres hechos muy importantes. Primero, mi papá estuvo de cumpleaños. Segundo, mi hermano clasificó a la final y con eso nos dejaba pagado. Y tercero, aunque la meta era correr tres toros, mi hermano terminó Campeón de Chile. Es un sueño".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos