Santiago, | Hora Local:
CABALLO Y RODEO - Portal Oficial Federaciones del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno

Valencia y Ramírez se reencontraron para ganar el Rodeo de los Campeones

Alcanzaron juntos la gloria en 1999 y ahora se unieron para este emotivo rodeo.

Comparte este contenido:
Imprimir Guardar PDF Enviar Autor: Héctor Uribe Delgado fecha: Sábado 21 de septiembre de 2013

Valencia y Ramírez, los campeones entre los campeones. (Fotos: Pablo Pérez Gómez)

En un ambiente de anécdotas, mucha historia y pura alegría, el Rodeo de los Campeones coronó a Mario Valencia y Cristián Ramírez como los mejores de una fiesta que sirvió para reunir más de 40 años de tradiciones y reservada sólo para quienes alguna vez alcanzaron la gloria en un Champion de Chile.

A la cita llegaron muchos corraleros activos, como los campeones más recientes: Emiliano Ruiz, José Tomás Meza, Cristóbal Cortina, Víctor Vergara, Germán Varela, Pedro Pablo Vergara y Gustavo Valdebenito.

Pero también hubo varios de los que aún dan que hablar como los históricos Juan Carlos Loaiza, y Eduardo Tamayo; los hermanos Claudio y Rufino Hernández, Felipe Jiménez, Luis Eduardo Cortés, Camilo Padilla y José Manuel Rey.

Pero los aplausos más cerrados se los llevaron quienes debieron aperarse tal cual lo hacían hace 40, 30 ó 20 años: Ricardo de La Fuente, Raúl Cáceres, Ruperto Valderrama, Jesús Bustamante, Enrique Schwalm y Regalado Bustamante.

Todos felices y agradecidos de este 'rodeo-homenaje'. Todos se fueron con una medalla entregada por el presidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, Luis Iván Muñoz, y mejor aún, todos se fueron con el reconocimiento de sus pares. Y claro muchos de los campeones más jóvenes jamás habían visto correr a quienes escribieron la historia en décadas pasadas.

Tras eso, el minuto de silencio en memoria de los campeones de Chile que ya no están entre nosotros: Ramón Cardemil, el primer campeón de Chile Ernesto Santos, Miguel Lamoliette y Julio Buschmann, y tantos otros que hoy por hoy están en el recuerdo y disputan rodeos en los corrales celestiales.

Luego de las ceremonias vino el Sello de Raza, ganado de manera impecable por el Peleco Romario, montado por el actual campeón de Chile, Gustavo Valdebenito.

Imagen foto_00000009

La acción en las quinchas

Y llegó la hora de la verdad. Atrás quedaron los recuerdos, puesto que era hora de atajar.

Muchos sacaron sus mejores mantas para la ocasión y se llevaron los aplausos del respetable, pero en las quinchas, los que mejor partieron fueron Luis Eduardo Cortés (andaba inspirado el "Negro, puesto que ya se había ganado el Rodeo de Vitacura, y las dos series del Padre e Hijo) y Juan Pablo Cardemil, en Portento y Peregrino.

Le pusieron 10 puntos buenos de entrada y quedaron al mando de una serie que incluía dos toros para todas las colleras. Luego las 10 mejores pasaban al tercero y las seis con más alto puntaje buscaban el triunfo en cuarto huacho.

Valencia y Ramírez partieron con seis en Cuequero y Aluvión, y pese a que no corrían desde hace casi 12 años, aún tenían las buenas sensaciones que en 1999 les llevó a ganar el Champion de Chile en Bochinchero y Huachaco.

Cristóbal Cortina y Guillermo Barra también se encacharon con seis buenos en Beleidoso y Especial, y los ilustres Tamayo y Loaiza le pusieron siete en Cantora y Esquivo.

El mismo 'Lalo' Tamayo junto Ricardo de La Fuente también sumaron siete en Dulzura y Camorrero.

En el segundo toro comenzó a "desgranarse el choclo" y Cortés y Cardemil se mantuvieron en la pelea con cuatro para llegar a 14.

Pero los aplausos más grandes se los llevó Raúl Cáceres, quien se despachó una carrera perfecta junto a Claudio Hernández en Acasio y Fascinada. Llegaron a 15 y tomaron el liderato.

Los campeones, Valencia y Ramírez, perdieron terreno con apenas uno bueno, y Tamayo y De la Fuente llegaron a 11 con una carrerita de siete.

Con 10 colleras en el tercer toro, Cortés y Cardemil recuperaron la punta y llegaron a 19, pero Valencia y Ramírez avisaron con una carrera de siete para llegar a 14.

Don Luis Domínguez y el aún vigente José Manuel Rey llegaron a 15 con una linda carrera de nueve.

Jiménez y Valdebenito ganaron confianza y llegaron a 13 en Caballero y Romario, al igual que Rey y Camilo Padilla, en Budín y Alboroto. También quedaron en la pelea Tamayo y De la Fuente.

Imagen foto_00000010

El huacho decisivo y la emoción de un desempate

En el cuarto toro, Cortés y Cardemil perdieron terreno con uno bueno, y dejaron la puerta abierta para las restantes seis colleras.

Domínguez y Rey dejaron pasar una buena oportunidad con cuatro en Reservado y Remehual al quedar con 19. Lo mismo ocurrió con Cáceres y Claudio Hernández, que quedaron con 17.

Vino el turno de Valencia y Ramírez, quienes entraron inspirados y con ocho de los buenos llegaron a 22 de los buenos.

Jiménez y Valdebenito necesitaban una carrera grandota, pero sumaron siete y llegaron a 20. Lo mismo ocurrió con Rey y Padilla.

Tamayo y De la Fuente, tenían una última oportunidad, pero se fueron con las manos vacías. Valencia y Ramírez eran grandes entre grandes.

Y vino el desempate. Cortés y Cardemil dejaron la vara alta con ocho, pero debieron conformarse con el tercero, porque Jiménez y Valdebenito ya se habían entendido a la perfección y le pusieron 10 al huacho, asegurando el segundo. Rey y Padilla debían ir por algo grande, y se quedaron con dos.

Ese fue el final de una fiesta emotiva, llena de aplausos y recuerdos. Unos con más cosas que recordar que otros. Y claro, mientras Vergara, Cortina, Ruiz y Meza bromeaban recordando glorias no tan antiguas, De la Fuente, Valderrama y Cáceres disfrutaban de recuerdos algo más alejados en el tiempo.

LO ULTIMO EN CABALLO Y RODEO