Siguenos:
Santiago, | Hora Local:
CABALLO Y RODEO - Portal Oficial Federaciones del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno

Peleco por fin tocó el cielo en una final del Champion de Chile para el recuerdo

Gustavo Valdebenito y Luis Fernando Corvalán conquistaron el 65° Campeonato Nacional, tras una espectacular definición con los Ortega.

Comparte este contenido:
Imprimir Guardar PDF Enviar Autor: Héctor Parraguirre Jara fecha: Lunes 8 de abril de 2013

El festejo de Peleco en la Monumental. (Fotos: Pablo Pérez Gómez)

Por Héctor Parraguirre Jara, enviado especial a Rancagua

- Revise nuestra galería de foto en Facebook

Es difícil encontrar alguien de los presentes el domingo en la tarde en la Medialuna Monumental de Rancagua, que no se haya emocionado con la Final del 65° Campeonato Nacional de Rodeo.

Si no lo hicieron con la espectacular definición del título, en un desempate que elevó a Peleco a la categoría de Campeón de Chile; seguro se estremecieron con el abrazo fraterno de Gustavo Valdebenito y su padre Rubén, dueño del criadero; o con las lágrimas de José Luis Ortega tras quedar como Segundo Campeón junto a su hijo Gustavo.

Fue el corolario de un brillante Champion de Chile con una Serie de Campeones tremendamente emotiva que por fin le permitió tocar el cielo a Gustavo Valdebenito y Luis Fernando Corvalán, en los criados Compadre y Quitralco, ganadores del Clasificatorio de Lautaro.

Un premio a la regularidad, no sólo de esta temporada, sino de hace ya varios años para los jinetes de la Asociación Malleco, que seguían acumulando triunfos en rodeos grandes, postulándose a conquistar lo único que les faltaba, la corona máxima, que ahora también está en su vitrina de trofeos.

Imagen foto_00000009

 

La Monumental de Rancagua ofreció desde temprano un lleno que auguraba una linda Serie de Campeones, que comenzó con un homenaje al canciller Alfredo Moreno Charme, presente junto a su esposa Ana María Echeverría, por haber creado la Escuadra Ecuestre Palmas de Peñaflor.

El Novillo del Silencio en recuerdo de los socios fallecidos fue corrido por los capataces de la Serie de Campeones, tras lo cual vino otro reconocimiento, a quien le tocó jurar el Sello de Raza, el destacado ahora ex jurado de exposiciones, Manuel Bunster Correa.

Y Bunster escogió al potro Santa Graciela de La Capellanía Fajo, montado por José Tomás Meza, y con medidas de 1,39 metro de alzada, 1,64 metro de cincha y 18,5 centímetros de caña.

Imagen foto_00000013

Ya estaba todo listo y sólo quedaba que las 38 colleras entraran en acción.

El desplome de los favoritos

A las 15:21 comenzó la Serie de Campeones, jurada por Gabriel Orphanopoulos, Andrés Ruiz-Tagle y Alejandro Riveros y con Renato Alarcón como secretario, rodeada por el favoritismo para Diego Pacheco y Emiliano Ruiz, José Tomás Meza y Gustavo Cornejo, el Santa Isabel y Peleco, aunque para éste último había mermado un poco por el hecho de sólo haber premiado una collera en las series.

Sin embargo, el primer aviso de que estaba para pelear lo dio Palmas de Peñaflor. Luis Alberto Yáñez y Luis Eduardo Cortés (Asociación Talca), que habían entrado ganando la Segunda Libre B, apenas horas antes, fueron la cuarta pareja en correr y le pusieron 12 puntos en Destacado y Estreno.

La misma cantidad marcaron los quillotanos Schwaky Eltit y Pablo Aninat en Vista Volcán Estafado y Las Terrazas de San Isidro Tandeo, mientras que con 11 aparecían Eduardo Tamayo y Juan Carlos Loaiza (Valdivia) en las criadas del Santa Isabel Dulzura y Delicada; el Vista Volcán con Sebastián Walker y Sergio Tobías Labbé (Valdivia) en Poncho al Viento y Corajudo; y Mariano Torres y José Astaburuaga (Linares) en El Deslinde Motín y Las Achira Manzanito.

Meza y Cornejo (Cordillera) estaban al aguaite con nueve de los buenos en Santa Graciela de La Capellanía Fajo y Tanumé Trigal, mientras que en Santa Isabel Augurio y Bramido As de Copa partían con cuatro. Lo propio hacían Valdebenito y Corvalán, con nueve en Compadre y Quitralco, y con cuatro en Año Negro y Tiqui Taca.

Pacheco y Ruiz (Colchagua y Santiago Oriente) apenas sumaban cuatro y cinco puntos en cada una de sus colleras y ya comenzaban a ver complicada su tarea. En cuanto a las defensoras del título, las yeguas del Santa Isabel Alabanza y Cantora, Tamayo y Loaiza iniciaban con siete puntos la Final.

El segundo toro empezó a aclarar un poco el panorama. Tres Campeones de Clasificatorios quedaron afuera: Amancay, con Mario y Diego Tamayo (O'Higgins), ganadores en Los Andes, se fueron con ocho puntos en Encachao y Diajuera; Rufino Hernández y Jaime Fuentes (Talca), vencedores en San Carlos, llegaban a 10 en Don Jaiva Roteque y Rari Amalia; y Ruiz y Pacheco, triunfadores en Melipilla, se despedían con 10 también en Equipaje y Claro de Luna Capataz. Peleco era el único que seguía en carrera con 15 puntos, aunque estaba lejos de los líderes.

Estaban al frente Walker y Labbé con 23, luego de ponerle 12 al segundo huacho, seguidos de Cortés y Yáñez con 22 tras marcar 10 y de Tamayo y Loaiza en Dulzura y Delicada con 21, después de una carrera de 10 que dejó la sensación de que los "maestros" nuevamente serían los Campeones.

Meza y Cornejo terminaban su participación con ambas colleras, sin acumular más de 10 puntos. Pero en cambio surgían inesperados protagonistas como José Luis Ortega y Gustavo Ortega (Los Andes) en Don Jorge Granizo y Puerta Grande Puyipato. Por primera vez en años, alejado del favoritismo que mantenía con su sobrino Jorge, el "loco", ahora con su hijo, se metía en la pelea con 10 de los buenos en el segundo huacho que los dejaba en 14.

Otros que irrumpían con 12 en el segundo animal eran los jóvenes José Antonio de la Jara y Gonzalo Abarca (Asociación Maipo) en El Combo Rota Tacaña y Huacacura Estimada, que totalizaban 16 en dos novillos.

El asalto de Peleco y las "locuras" de Ortega

Como fue habitual en casi todo el Champion de Chile, Palmas de Peñaflor iba en curva descendente. Partió con 12, continuó con 10 y en el tercer toro marcaba siete. Pero gracias a sus buenas carreras iniciales seguía arriba con 29.

Detrás de ellos quedaban asombrosamente De la Jara y Abarca, con otra formidable carrera de 12, que los dejaba con 28 en el segundo lugar acompañados de Valdebenito y Corvalán, que también le ponían 12 y anunciaban que definitivamente iban a buscar su opción al título.

Y si de 12 puntos buenos se trataba, los Ortega no podían quedar fuera. José Luis le puso siete a la mano y Gustavo, que crecía a cada momento de la Final, aportaba con una de cuatro a la mano de atrás. Los Andinos tenían 26.

Imagen foto_00000010

Vista Volcán y Santa Isabel, en Dulzura y Delicada, perdían terreno de cara al cuarto animal al apuntar dos y tres para quedar con 25 y 24, respectivamente.

Tras ese tercer toro quedaba vacante el título, pues se despedían con 19 la Cantora y Alabanza. Mucho antes lo habían hecho los Vicecampeones del año pasado Taitao II Marito y Buen Amigo, con Pacheco y Ruiz en las riendas.

En tanto, tampoco lograban pasar el corte del tercer animal Eltit y Aninat con 22 y Torres y Astaburuaga con 20.

Ya estaban los seis elegidos para seguir peleando y la expectación era enorme. Podía ser cualquiera, ya que la diferencia entre los punteros y los sextos era de cinco puntos... y los sextos eran Tamayo y Loaiza.

Yañéz y Cortés abrieron con seis de los buenos para totalizar 35, aferrados a un milagro para ser Campeones, pero con buena cifra como para optar a un lugar entre los tres mejores.

Imagen foto_00000011

De la Jara y Abarca no pudieron lucir más y con errores bajaron a 27 tras hacer un punto malo. Aunque de todas maneras, su actuación fue sobresaliente.

Les tocaba a los Ortega. Gustavo, de 19 años, atajaba como un experimentado. Dos y tres a la mano y el tremendo José Luis aportaba con una de cuatro para sumar 10 y quedar en el liderato con 36. La "locura" se apoderaba de Rancagua.

No pudieron alcanzarlos los de Santa Isabel que finalizaron con 28 ni tampoco Walker y Labbé, que con una carrera de ocho, acabaron con 33.

Pero faltaban Valdebenito y Corvalán, que tras salir del apiñadero tuvieron una tijera y fallaron la primera atajada. La respiración se detuvo en la Monumental. Peleco necesitaba dos atajadas de cuatro para forzar el desempate o la gloria era para los Ortega. Y los jinetes del Club Purén lo hicieron: carrera de ocho para llegar a 36.

Cualquiera de las dos colleras a esa altura era merecida Campeona, pero sólo una podía serlo.

Corrieron los Ortega, con una hermosa historia de superación de Gustavo a cuestas, pues el joven pasó momentos muy delicados de salud años atrás. Sin arriesgarse a perder opciones prematuramente, los andinos aseguraron tres atajadas de tres y con 10 dejaron la presión para los de Malleco.

Imagen foto_00000012

Pero el era el día de Valdebenito y Corvalán, el día que se le había negado un par de veces en Rancagua. Gustavo le puso tres a la mano, Luis Fernando hizo la atajada clave con cuatro a la mano de atrás y con sangre de ganador, el hijo de Rubén Valdebenito cerró con otra del ijar. Eran 12 de los buenos y el festejo alborozado del jinete de Contulmo lo decía todo, por fin eran los Campeones de Chile.

Al final, todos felices. Peleco por razones obvias; los Ortega, por la alegría de un padre e hijo por premiar; y Cortés y Yáñez, por elevar al Palmas de Peñaflor a un tercer lugar, metidos entre los mejores corraleros del país.

LO ULTIMO EN CABALLO Y RODEO