Santiago, | Hora Local:
CABALLO Y RODEO - Portal Oficial Federaciones del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno

Don Migue... un corralero, un criador... un Huaso Chileno (1ª parte)

En este reportaje póstumo recordamos la trayectoria de don Miguel Lamoliatte (QEPD), connotado jinete y gran criador.

Comparte este contenido:
Imprimir Guardar PDF Enviar Autor: fecha: Jueves 26 de mayo de 2005

Lamoliatte y Mora, Campeones de Chile en Maipú 1960

 Por Guillermo Rojas Fioratti 

A una semana del sensible fallecimiento de don Miguel Lamoliatte Elissabide recordamos la trayectoria de este connotado jinete, criador y ex jurado del Rodeo Chileno. Sus inicios, sus grandes logros deportivos, sus compañeros y su Criadero Nilahue son objeto de una breve reseña en este reportaje que publicamos a modo de tributo póstumo a quien dejara una huella imborrable en la historia de nuestro deporte criollo.

Más de una travesura tuvo que soportar don Andrés Lamoliatte de sus hijos Miguel y Jaime producto de su tempranera pasión por los caballos. En todo caso, eran diabluras dignas de contar y que no reflejaban más que el espíritu indómito de sus hijos.

La siguientes líneas son mejor testimonio de las primeras andanzas de quien con el correr de los años llegaría a los más alto de lo que puede aspirar un buen huaso corralero. 

El mismo don Migue las confesó en una entrevista publicada en el Anuario de los Criadores de 2001. 

¨El fundo La Mañana estaba en Los Laureles. Después del almuerzo del día domingo nos dejaban a Jaime y a mi instalados en el tren con destino a Temuco (estaban internos en el Instituto San José de Temuco, hoy Colegio Lasalle). En la primera parada que hacía el tren en la Estación de Radal, nos tirábamos abajo y caminábamos hasta el fundo del abuelo Agustín. En la noche llegábamos a Long Long y nos metíamos a escondidas en la casa del abuelo que ya estaba medio sordo. Al amanecer, nos levantábamos  y nos íbamos a andar a caballo con el administrador Hernán Larenas. Así pasábamos la semana hasta el sábado en que volvíamos de a caballo y unos kilómetros antes de llegar al fundo La Mañana desensillábamos y encargábamos los caballos y las monturas en una casita de inquilinos que nos tapaban todo. Nos sentábamos en el camino y esperábamos la camioneta que en la madrugada había enviado don Andrés a Temuco en busca de ¨estos escolares¨. La parábamos y le rogábamos al chofer que no nos acusara. Llegábamos a La Mañana ordenaditos y cuando el papá preguntaba por comunicaciones del colegio le decíamos ninguna. Buena señal decía don Andrés, ustedes sigan portándose así y yo los seguiré mandando a buscar todos los sábados. Esto anduvo bien mientras unas semanas íbamos a clases y otras no, hasta que se nos pasó la mano y en una oportunidad estuvimos tres semanas seguidas sin ir al colegio, lo que motivó una consulta del director sobre nuestra supuesta mala salud. Esa noche la tía Lili, hermana de nuestra abuela, nos provino de que ya todos estaban enterados y que era mejor que en la mañana aguantáramos el reto del papá. No le hicimos caso, del puro susto como a las 5 de la madrugada salimos a escondidas de la casa y ensillamos. Como a las tres de la tarde volvimos. Por Dios la paliza grande". 

Don Miguel Lamoliatte nace el 13 de agosto de 1934. Hijo de don Andrés Lamoliatte Darracq y doña Jeanne Elissabide tuvo cuatro hermanos (Francisca, Marie Claire, Silvia y Jaime).  

A la edad de 14 años don Miguel Lamoliatte corre su primer rodeo en Temuco. Lo hizo en los lomos del Toltén (Jarabe y Huirita), caballo del Criadero La Mañana de su padre, acollerado con el empleado del criadero Florentino Bastías.  

En ese primer rodeo - según se señala en el citado reportaje - ¨al final, cuando se corre la Serie de Señoritas, en la que sólo pueden participar los patrones y se corre en honor de alguna de las señoritas presentes en la medialuna, Miguel se acollera con don Leopoldo Marchant y corriendo la yegua Carmen (Sapito y Camila) ganan la serie¨. 

Don Miguel desde precoz mostró notables condiciones de buen jinete. Por ello, don Andrés (su padre) contrata al arreglador Pedro Molina, con quien en 1953 gana su primer rodeo. Su primer triunfo fue en la medialuna de Villarrica en las yeguas Confianza y Castaña y, en el mismo rodeo, se coronan terceros campeones en las yeguas Carmen y la Pluma (Lircay y Pantanilla). 

A los 18 años de edad don Miguel sale del colegio y asume la responsabilidad de manejar 750 hectáreas del fundo Long Long, heredadas de su familia. Así, complementado sus labores agrícolas con su pasión poco a poco se va fogueando en diferentes rodeos. Por esos años tuvo como compañero a Alvaro Costa, compañero de universidad de su hermano Jaime, con quien gana los rodeos de Villarrica y Pucón. 

En 1957 don Miguel contrata como arreglador y jinete a don Baudilio Donoso. Juntos cumplen una buena temporada pero pese a la buena campaña en Revuelta y Fitina y en Pluma y Espantada, no van a Rancagua. Su cabeza estaba en ese entonces en otra cosa, porque estaba de novio con doña Maria Eliana Jarpa López con quien se casa ese mismo año.

De su matrimonio nacen sus hijos Miguel (fallecido), María Soledad, Francisco, Ignacio, María Eliana, Felipe y Juan Pedro. 

Maipú 1960, su primer Champion de Chile 

Don Miguel Lamoliatte gana su primer Campeonato Nacional de Rodeo en 1960 en Maipú. Lo obtuvo junto a don Abelino Mora en las yeguas Aceitaita y Pluma y del cual dejó el siguiente testimonio... ¨me acuerdo que le compré la Aceitaita al mismo Abelino, y que después de que la compré, la yegua se enfermó de enfisema pulmonar, por lo que estuvo en tratamiento un tiempo, y después de soltó a pasto verde para que terminara de mejorar. Fue así como 15 días antes del Champion de Chile, que se iba a correr en Maipú, sacamos las yeguas al Rodeo de Monte Aguila, cerca de Los Angeles, en ese rodeo obtuvimos el primer champion con lo que clasificamos para el Champion de Chile (en esos años por ganarse un rodeo se clasificaba para la final nacional). Llegamos al rodeo de Maipú. No pudimos premiar, pero como nos habíamos ganado el rodeo de Monte Aguila corrimos la final. Al cuarto animal entramos empatados con la Comunidad Darío Pavez, ellos en Pichanguero y Ambicionero y nosotros en nuestras yeguas. Ellos eran penúltimos, corrieron y le pusieron cinco buenos. Se abrazaban, los toros eran difíciles y nadie había marcado en el cuarto animal. Nosotros éramos los últimos, corrimos, le pusimos 6 y aunque cuando entregábamos el toro aún no se decía el puntaje, Abelino me dijo... ¡alégrate, que ya ganamos!...¨ (Anuario Criadores 2001).

Valdivia 1966, por segunda vez Campeón de Chile

De este Campeonato Nacional don Miguel dejó el siguiente recuerdo ¨en el 66, ganamos el Champìon de Chile, que se corrió en Valdivia, me acuerdo que llegamos al cuarto animal en Aceitaita y Flecha, y que don Chanca Urrutia y Samuel Parot, entraron con tres colleras, Candileja-Perniciosa, Huingán-Naranjerita y Huachipato y Campanario, y nosotros con una, ganamos igual. En realidad ellos se lo perdieron, porque ellos corrían después que nosotros, y estábamos más o menos parejos, y de no ser por que ellos hicieron una tijera, habrían ganado. En dos colleras terminaron a sólo un punto de diferencia de nosotros...¨ (Anuario Criadores 2001). 

Mejor Deportista 1965 

El año 1966 trajo una noticia especial para don Miguel Lamoliatte al hacerse acreedor del prestigiado Cóndor de Oro por el cetro Mejor Deportista del Rodeo 1965, premio que hiciera entrega el Círculo de Cronistas Deportivos de Chile (Colegio de Periodistas Deportivos). 

Sobre este galardón en al Anuario de 1966 se señala ¨... extraordinario triunfo de Miguelito. ¿Miguelito? Sí, Miguelito. ¿Acaso no lo llamamos así todos los aficionados del país? Pasa el tiempo y este muchacho rubio parece tener la serenidad de espíritu de un muchachito. . Calladito, sin ostentaciones de ninguna naturaleza, cordialísimo, caballero cabal. Suyo es el Cóndor de Oro. A temprana edad ha completado la doblona máxima a que puede aspirar un corralero: Campeón de Chile y Mejor Deportista¨.

LO ULTIMO EN CABALLO Y RODEO