Santiago, | Hora Local:
CABALLO Y RODEO - Portal Oficial Federaciones del Rodeo y de Criadores de Caballos Chilenos Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno

Abelino Mora, Campeón o Nada IV

Emocionado recuerda el momento cúlmine de su vida como corralero. No fue un champion, ni una gran atajada, sino el haber sido el Mejor Deportista del Rodeo.

Comparte este contenido:
Imprimir Guardar PDF Enviar Autor: fecha: Lunes 8 de septiembre de 2003

Por Luis Iván Muñoz

Mora y Lamoliatte, Campeones de Chile en Marzo de 1961

Sólo en cuatro rodeos oficiales había participado Abelino Mora y en sólo dos de ellos con Miguel Lamoliatte: en Angol donde ganan el primer lugar en Buenmozo y Revuelto y en Monte Aguila también el primer lugar con las yeguas Aceitaíta y Pluma.

Durante la temporada Abelino vende la Aceitaíta, su yegua tordilla, a su amigo Miguel Lamoliatte y deciden continuar corriéndola junto a la Pluma.

Para don Miguel era su primera participación en un Campeonato Nacional.

La Asociación de Criaderos había hecho una importación de novillos argentinos overos holandeses, especialmente seleccionados para este Campeonato Nacional por don Mauricio Silva y don Ricardo Espinoza.

El capataz del rodeo don Pedro Juan Espinoza, personalmente se preocupó de desembarcar el ganado desde Los Andes, trasladarlo a Maipú, y en la Medialuna hacer el correspondiente loteo, tanto para el rodeo de la ciudad como para el Campeonato de Chile.

El ambiente era de fiesta, mucha alegría, nuestro director Ricardo Ibáñez Letelier se había encargado de contratar y trasladar desde San Carlos a Maipú, a las cantoras oficiales del Rodeo, las hermanas Acuña, las famosas "Caracolitos".       

Termina el rodeo de la ciudad de Maipú y son indiscutibles ganadores Rodolfo Bustos y Segundo Zúñiga en Gritería y Gavilana. El segundo lugar lo ocupan los hermanos Dinamarca en Tonel y Ay-Ay-Ay.

Comienza el Campeonato Nacional. Los novillos son más difíciles de lo esperado. Al término del tercer animal sólo un punto separa a las seis colleras que van a participar por la gran final. Los tres con mayor puntaje empatan a once puntos. Corren las primeras cuatro colleras sin mayor resultado. Corre la quinta y penúltima la collera de la Comunidad Darío Pavez en Pichanguero y Ambicionero haciendo una gran carrera. Cinco puntos buenos. El Campeonato Nacional ya parecía de ellos, sólo faltaba correr la collera de Abelino Mora y su joven compañero Miguel Lamoliatte.

Abelino francamente se emociona cuando recuerda ese momento y nos dice..."yo creí que teníamos muy escasas posibilidades, Miguel era muy nuevo, aunque condiciones le sobraban, pero los novillos estaban difíciles y la Comunidad Darío Pavez ya tenía los cinco puntos en el bolsillo. Por Dios que era difícil ganarlos. Me conformaba con empatarlos y a lo mejor en un novillo de desempate podríamos tener más oportunidad. Le dije a Miguel cuando entramos al apiñadero... no vayas a tocar aquel novillo overo. En el nerviosismo, Miguel pasó por el lado mientras yo escogía, pero el capataz creyó que había tocado con el estribo el novillo que yo desde el comienzo había descartado. No hubo mala fe, sólo nerviosismo".

La decisión del capataz no se discutía. A correr entonces. Salió el novillo como una luz y encanchado, lo colgué de la pura guatita y cae al piso con lo que ya teníamos dos puntos buenos, Miguel atrás lo volvió a colgar de la guata y cayó al suelo. Teníamos dos puntitos más. El público de pie gritaba y pedía más. El novillo se para, sale corriendo de nuevo encanchado como si nadie lo hubiera atajado, y le juro que lo vuelvo a colgar de la pura guatita y cae al suelo. Ahí el público empieza a gritar... seis, seis, seis, seis... durante todo el trayecto hasta que entregamos el novillo al corral del enfriadero. Mientras caminábamos para entregarlo yo le decía "pellízcate Miguel, ya somos campeones de Chile, nadie nos lo puede quitar", el público seguía gritando seis, seis, seis, seis... hasta que por el parlante se escucha la voz del secretario don Oscar Fernández que dice 'Carrera corrida, seis puntos buenos. En consecuencia, Campeones de Chile, don Abelino Mora y don Miguel Lamoliatte en Aceitaíta y Pluma...'

Esa vez Abelino ocupa el Tercer Lugar en el ranking de los mejores jinetes de Chile.

El año siguiente, el Campeonato Nacional lo organiza por primera vez la Federación del Rodeo Chileno, y se lleva a cabo en la ciudad de Los Angeles. La collera favorita de Mora y Lamoliatte no tiene suerte, y la pelea se circunscribe a dos parejas de Teno, ciudad cercana a Curicó, Oscar y Julio Bustamante en Rancherito y Negury y la collera de don Ramón Cardemil y Ruperto Valderrama en Matucho y Manicero, quienes ganan el Campeonato Nacional. 

  La alegría del triunfo que tantas veces logró Abelino Mora.

Mejor Deportista del Rodeo Chileno

A la temporada siguiente Miguel Lamoliette y Abelino Mora ya son favoritos de la afición, van al rodeo de Linares y obtienen el primer lugar en las yeguas Campeonas de Chile, Aceitaíta y Pluma, vuelven a participar en el rodeo de Curacautín, y repiten la actuación quedándose con el primer lugar del rodeo.

Se sienten preparados para ir a recuperar su título de Campeones de Chile en el Campeonato Nacional que se realizará en la ciudad de Linares.

Como es una tradición se corre el campeonato de rodeo de la ciudad, y en una actuación y un puntaje no conocido hasta esa fecha, Abelino Mora y Miguel Lamoliatte en Aceitaíta y Pluma se corona campeones del rodeo de Linares con 23 puntos buenos, escoltados en el segundo lugar por San Martín y Labrín en Antonio y Campero con 20 puntos buenos.

Nos dice Abelino.. "no fue el Campeonato de Chile, pero fue un triunfo fantástico, de puras atajadas grandes, imagíneselo que es llegar a 23 puntos buenos, cuando en ese entonces no había punto de salida, y el puntaje por atajada sólo iba de uno a tres puntos. El público nos tenía cariño y nos pedía atajadas siempre grandes", y se ríe "y nosotros le dábamos en el gusto..."

En la tarde de ese mismo día se llevó a efecto el Campeonato Nacional.    

El secretario don José Masafierro fue llamando para que entraran una a una "Ramón Cardemil, campeón de Chile en Manicero y Matucho... Maiben hermanos, Campeones de Salamanca... Aguirre hermanos, Campeones de Temuco... Domínguez y Monsalve, Campeones de Osorno, Valdivia... Así hicieron su ingreso 48 participantes a quienes se ordenó en formación de honor..      

En ese momento -dice Abelino- sentí que se me paraban los pelos de emoción, a mi me habían dejado al lado afuera de la Medialuna... escucho al secretario decir ¡Señoras y señores!... la Federación del Rodeo Chileno, proclama esta tarde a un jinete que por su trayectoria deportiva y su sentido del deporte merece el honor de ser estimado como 'EL MEJOR DEPORTISTA DEL RODEO'... Abelino Mora Inostroza, ingrese a la Medialuna. Doy una vuelta al redondel en medio de los aplausos del público acompañado por los detentores del título de Campeones de Chile, Ramón Cardemil y Ruperto Valderrama... yo lo hago en la yeguita blanca Aceitaíta, que tantas satisfacciones me había brindado... me dejan al centro de la Medialuna y ahí, en medio de la ovación del público, recibo el mejor premio de toda mi vida corralera".

Se inicia la Final de Chile, pero el ganado del Campeonato Nacional no estaba a la altura del que se había corrido en la mañana en la final del rodeo de Linares, y así al cuarto animal, todos entran con un puntaje relativamente bajo. Don Ramón Cardemil en Envidia y Venganza con 11 puntos. Montt y Marmolejo en Estropajo y Tostada con 10 puntos. Monsalve y Domínguez en Retruque y Jornalero con 11 puntos. Miguel Juliá en Bandurria y Tejuela con 10 puntos. Aguirre hermanos en Entradora y Chismosa con 11 puntos. Mora y Lamoliatte en Aceitaíta y Pluma con 10 puntos. Calderón y Batarce en Tortolita y Matinete con 12 puntos. La pelea es difícil, los novillos son pesados y no facilitan el trabajo de las yeguas que muestran su cansancio por el trabajo realizado para ganar el Champion en esa misma mañana del día lunes y entran al cuarto toro francamente disminuidas, para mayor desgracia tienen la mala suerte de que el animal que escogen no corre y lo tienen que llevar a la rastra hasta las tres atajadas por lo que quedan con cero punto en esta carrera.

El Campeonato Nacional es obtenido por don Ramón Cardemil y Ruperto Valderrama en Envidia y Venganza.

Abelino Mora queda conforme, ya ha ganado muchos Champions en su vida corralera, pero el premio al mejor deportista lo tiene sobrecogido. Es la primera vez que el Consejo Nacional de Deportes, a instancias del Círculo de Cronistas Deportivos, acuerda otorgar el premio al Mejor Deportista del deporte nacional que es el rodeo, y este premio sobre el cual no hubo consenso unánime que recayera en él, lo tiene emocionado.

No alcanza a llegar al ensayo que se realiza en el Estadio Nacional, por lo que agrega... "cuando llega el momento de la premiación todo estaba a oscura, alguien me dice que me tengo que subir arriba de un estrado. A tientas me subo, el estrado tenía una pata coja, me trato de equilibrar y en ese momento suena una tonada de chilena, dan mi nombre y los focos se dirigen a mi, impecablemente vestido de huaso, pero haciendo equilibrios para mantenerme derecho, recibo el cóndor de premio. Inmediatamente después nos hacen dar una vuelta olímpica en medio de una sarta de fuegos artificiales que me caían sobre la chupalla y yo pensaba... ahora lo que falta es que se me incendie la chupalla... del susto se me acabó la emoción. Hasta el día de hoy guardo el Cóndor que me entregaron, como uno de mis mejores premios...".         

 

LO ULTIMO EN CABALLO Y RODEO