Opinión
Las Tres Vueltas

Don Jorge Lasserre tuvo la gentileza de entregarnos su opinión sobre la nueva modalidad de correr a tres vueltas en el apiñadero.

  • Compartir contenido:

Por Jorge Lasserre Lafontaine 

Nota de la Redacción: director Honorario de la Federación del Rodeo Chileno. Corralero desde joven,  en 1983 es distinguido por el Círculo de Periodistas Deportivos de Chile como el Mejor Deportista Del Rodeo (año en que le fue tomada esta fotografía ).

La gran atracción de los espectáculos deportivos es lo inesperado del resultado y la demostración de la calidad de los participantes.

En el rodeo la calidad de los vacunos (novillos) es fundamental para tener una competencia atractiva en que caballos y jinetes puedan demostrar sus destrezas.

He puesto la denominación novillos entre paréntesis, para destacar una vez más el tipo de animales que debe usarse en las competencias oficiales.

Efectivamente nunca se ha mencionado en los reglamentos el uso permitido de toros, bueyes, vacas, vaquillas o terneros.

Si suponemos que los rodeos oficiales hubiera que realizarlos dentro de los reglamentos, no habría necesidad de modificar estos.

En estas condiciones, estamos analizando qué pasa con los  animales reglamentarios

1.- No haber sido corridos con anterioridad

 2.- Novillos con exigencias de pesos establecidos

La única diferencia entonces sería que algunos rodeos tendrían novillos de mayor y otros de inferior calidad para correrlos.

Los jinetes avezados saben al mirarlo como correrlo, según sus condiciones morfológicas y raciales.

Con bastante sorpresa y posterior verificación he visto correr con tres vueltas, según una autorización afortunadamente transitoria que por facilitar la actuación de caballos y jinetes de menos calidad y que por un sentido de estricta lógica son los más numerosos.

¿ Qué sucedería, si esta autorización se hace permanente ?

Si esto sucede, me he dedicado a sacar algunas conclusiones al respecto.

En el futuro tendremos entonces, dos formas de correr en los rodeos:

a) correr a la Chilena (dos vueltas) y 

b) correr a Mansalva (tres vueltas)

Mansalva (sin peligro, sobre seguro).

Entonces, correr a Mansalva evita los peligros, que desde el punto de vista corralero son:

1.- Que el caballo a mayor velocidad no tome la postura reglamentaria y vaya al piño o no tenga valor la atajada que pudiese realizarse.

2.-  Que el caballo a mayor velocidad tienda a desbocarse.

No quiero pensar que el concepto de sin peligro sea interpretado como temor de los jinetes, y si así fuere les recomendaría bajarse de sus caballos y dedicarse al deporte de las damas o algún deporte de mesa como el ajedrez.

Como consecuencias, de esta legislación es que ya no sería necesario tener  caballos veloces y de buena boca, tratándose de tener caballos entonces más lentos pero de mayor peso para obtener un fuerte impacto.

Los generosos ganaderos que aún prestan animales para los rodeos, seguramente van a condicionar su generosidad para que sean corridos a la Chilena, para evitar la rudeza a que serán sometidos al correr a Mansalva.

La misma reacción tendrán aquellos ganaderos que arriendan ganado y por el mismo motivo anterior deberán solicitar un mayor valor para ser corridos a Mansalva.

Desde el punto de vista del espectador, se prolonga demasiado el tiempo dentro del apiñadero, las carreras son más lentas quitándoles emoción, y se extiende innecesariamente la competencia, llegando en ciertos casos a producir aburrimiento.

No veo el objeto de juntar puntos corriendo a Mansalva para llegar a los rodeos  clasificatorios y al campeonato nacional donde se correrá a la chilena.

                                                                           

  • Compartir contenido: